villa_consueloSANTO DOMINGO.- La imagen de distribuidor al por mayor, de negocio para las clases pobre y media, se queda corta para todo el movimiento económico que compone la actividad comercial de Villa Consuelo. Negocios de venta de prendas de vestir, relojerías y almacenes, cuyas sedes se encuentran en Villa Consuelo han llegado hasta la internet, superando las simples ofertas y fotos en redes sociales, hasta vender y comercializar los productos y servicios por esa vía.


“Por internet se puede llegar a un público que no puede venir a la tienda”, asegura Clara Canario, propietaria de la tienda de ropa de vestir Clara Importaciones, ubicada en la calle Ana Valverde, de Villa Consuelo.


Clara Importaciones tiene dos locales, para los públicos femenino y masculino, en la calle Ana Valverde. En el sitio web de Clara Importaciones no se puede hacer la transferencia monetaria, pero sí se puede elegir la prenda y la talla. “Todavía no se puede hacer el pago por internet por la poca regulación que existe en el país con las tarjetas de crédito. Es un temor que tenemos que nos traten de engañar por esa vía”, cuenta la propietaria, cuya tienda es ampliamente conocida entre el público femenino.


En cuanto a nivel de ventas, Canario sostiene que aunque los niveles no son comparables con los que se hacen de manera regular. “Estamos llegando a un público que se encuentra en el interior del país o que no puede venir. Un público que conoce la tienda y con el que podemos tener hasta diez o quince pedidos en un día”, reveló.


La empresa farmacéutica Almacenes Gurabo, cuyos clientes son principalmente farmacias en el interior del país, distribuye suplementos de nutrición. Además, tiene una tienda para el público que habla creole, e implementará próximamente una tienda virtual que esperan facilite los pedidos. La tienda virtual se sumará al sitio sobre nutrición de la compañía que ya existe en la web.


“Esperamos que nuestros clientes, que son farmacias, puedan hacer los pedidos por la internet. Eso facilitará las ventas y mejorará el servicio al cliente”, dijo Leonel Valerio, de Almacenes Gurabo. El almacén también tiene presencia en Santo Domingo Este, Santiago y Miraflores, en el Distrito Nacional. En la actualidad la mayoría de los pedidos se realizan a través de llamadas telefónicas.


En el negocio de las joyerías Oromax y Sol de Oro, locales ubicados en la calle Hermanos Pinzón, ofertan sus servicios por internet. En el caso de Sol de Oro los clientes pueden comprar artículos de joyería por esa vía. El sitio es de los pocos que tienen un “carrito” de compras que los usuarios van llenando. Una vez elegidas las piezas se da click a “Ir a caja”, se colocan los datos y se termina la compra. DL trató de contactar a los propietarios para conocer más sobre el proceso pero estos se negaron.


En el caso de Sol de Oro los clientes no se limitan sólo a la República Dominicana.


De los negocios de Villa Consuelo, es posible que Price Club, del grupo Celso Pérez, sea el de mayor movimiento económico. Price Club es un club de compras para el que hay que suscribirse con correo electrónico y llenando una serie de datos requeridos. Una vez suscrito se vuelve a la página y puede elegir la mercancía y la talla. Para comprar se puede realizar el pago con tarjeta de crédito e inclusive se puede añadir el Registro Nacional de Contribuyentes (RNC).


Junto a estos sitios que hacen negocios por la web también se pudo ver otros que tienen presencia en medios sociales, cuya lista es extensa.


La ocupación de Villa Consuelo


Vías como la Daniel Henríquez, Máximo Grullón, Baltasar Álvarez tienen una actividad comercial de metales, persianas, lavamanos e inodoros en la vía pública, eliminando aceras y ocupando contenes y calles.


Mientras que todo el entorno de la calle Hermanos Pinzón, es el área de estacionamiento y parada de transporte urbano e interurbano que viajan hacia varias áreas de Santo Domingo Este, La Altagracia y Bonao.


De igual manera, tanto las importadoras, almacenes, ferreterías y madereras, comoy los talleres que existen realizan una buena parte de su volumen de negocios en plena vía pública.


En ese sentido, el Ayuntamiento del Distrito Nacional anunció un plan para la adecuación de las calles y aceras del sector, que iba a ser llevado a cabo tras el traslado de los vendedores del mercado de Villa Consuelo hacia su local. El proyecto fue anunciado en 2013. Concretamente promete la arborización, reparación de calles, aceras, la construcción de una escuela y un cuartel policial.


El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones construye la escuela y el cuartel ha sido erigido. Mientras, quedan pendientes las obras vinculadas al reordenamiento del sector.