ReyEl nuevo rey de Arabia Saudí pretende diversificar la economía de su reino, muy dependiente de los ingresos del petróleo, facilitando sobre todo las inversiones, anunciaron el lunes responsables saudíes.


“El rey Salman es favorable a la promoción del reino como destino para las inversiones” extranjeras, dijo Abdellatif al Othman, gobernador de la autoridad saudí para las inversiones, en una conferencia económica.


El 90% de los ingresos del primer exportador mundial de petróleo proceden del oro negro pero Othman anunció que el reino cuenta desarrollar los sectores de la salud, transportes y minería, así como las tecnologías de la información y de la comunicación.


La caída de los precios del petróleo -más del 50% desde junio- ha obligado al reino a prever un fuerte déficit presupuestario para este año.


“Ya hemos identificado 140.000 millones de dólares de inversiones en los sectores de la salud y de los transportes para los próximos cinco años”, declaró Otham en un foro económico que reúne cada año a responsables saudíes y líderes económicos internacionales.


El presidente ejecutivo del gigante de las comunicaciones Google, Eric Schmidt, participa en el mismo.


Según Othman, en Arabia Saudí hay voluntad de “transformar” los sectores de los servicios financieros, del turismo y del sector inmobiliario al tiempo que se pone el acento en la educación y la innovación.


Asimismo, para el reino es una “prioridad” la “lucha contra la burocracia”, uno de los mayores obstáculos para los inversores extranjeros, según el ministro de la función pública Abdelrahman Al Barrak.


Salman ha sucedido en el trono saudí a su medio hermano Abdalá, fallecido el viernes a los 90 años.


Durante el reino “de cambio” de Abdalá, “las inversiones directas extranjeras se multiplicaron por cinco para alcanzar los 220.000 millones de dólares”, dijo Othman, que destacó el hecho de que Arabia Saudí haya integrado también durante este periodo el G20 y la Organización Mundial de Comercio (OMC).