Tras el clima de inestabilidad política que vive Haití, el Ministerio de Defensa (MIDE) decidió “sellar” la frontera con un patrullaje intenso compuesto por personal altamente calificado, listo para entrar en acción ante cualquier adversidad que se presente.


Ayer, grupos de la oposición haitiana, llamaron a una desobediencia civil, que es lo mismo que desconocer el gobierno del presidente Michel Martelly.


Sin embargo, ante esta situación, el general Carlos Aguirre, director del CESFRONT negó que se aumentara la seguridad en la frontera, y agregó que con los soldados que patrullan es suficiente para enfrentar cualquier problema que pueda surgir ante el referido llamado.


Aguirre dijo que hay un patrullaje constante que se mueve de un sitio a otro, y esto ha llamado la atención de mucha gente.


El alto oficial dijo que tras poner en marcha la denominada “Operación Escudo”, ha impedido la entrada de ilegales que para esta época, años tras años, tratan de entrar al país en compañía de familiares que retornan después de pasar las vacaciones de Navidad en Haití.


En los primeros 14 días del mes de enero, los soldados de las Fuerzas Armadas han devuelto a más de 15 mil haitianos, casi mil por día.


El general Aguirre explicó que las fuerzas desplegadas están bien equipadas y que patrullan la zona dando garantías de que en la frontera no se producirán hechos que lamentar y agregó que se han tomado todas las medidas de precaución necesarias.


La vigilancia


Cada haitiano que se apresa intentando entrar de manera ilegal, es depurado minuciosamente, con el fin de determinar su verdadera identidad y tratar de establecer si es un prófugo de la justicia haitiana. Una fuente del Ministerio de Defensa dijo a Diario Libre que los soldados son rotados en la zona fronteriza cada 15 días.


Fuente: Diariolibre.com