Representante de Borinquen valora aportes de la comunidad; desmiente sea objeto de maltratos o explotación.


Los inmigrantes dominicanos constituyen hoy día una comunidad “muy influyente” en la economía de Puerto Rico, y aportan prácticamente toda la mano de obra en el sector de la construcción, manifestó al periódico Acento el representante comercial de la isla en República Dominicana.


“Es una comunidad muy influyente, particularmente en la Zona Metropolitana. Me atrevo a decir que son los que están controlando el tema de la construcción en Puerto Rico. O sea, la mano de obra dominicana es la principal que se usa en construcción”, explicó Germán Monroig-Pomales.


El director ejecutivo de la Oficina del Estado Libre Asociado de Puerto Rico en RD, negó enfáticamente que en su país se explote o maltrate a los trabajadores criollos de la construcción o cualquier otro ámbito.


Recordó que durante la administración del gobernador Alejandro García Padilla se han adoptado importantes medidas a favor de los inmigrantes, que benefician sobre todo a los dominicanos, como la concesión de licencias de conducir, sin tomar en cuenta el status migratorio, para que también puedan abrir una cuenta bancaria, entre otros trámites.


“Obviamente ahí hay algo que hasta lo resiento últimamente, porque he visto gente que han venido aquí a hablar de que se está explotando al dominicano, y tratan de forzar una comparación de lo que pasa con los haitianos, y yo creo que no es el tema, no es comparable”.


Señaló que, “por el contrario, (a los inmigrantes dominicanos) se les está dando más libertad, se les está ofreciendo toda la oportunidad del mundo” para progresar.


Monroig-Pomales ponderó el hecho de que ahora las inmigrantes pueden dar a luz en los hospitales de Puerto Rico, sin afrontar inconvenientes legales. “Otra medida de vital importancia es que ya Puerto Rico ofrece el acceso a la salud al ciudadano de cualquier nacionalidad que tenga su status irregular, porque al Gobernador no le gusta usar eso de ‘ilegal’, cree que eso es algo inhumano”, sostuvo.


“En PR había el detalle de que la comunidad dominicana se concentraba en Barrio Obrero, y habían salas de parto clandestinas, entonces se te moría un niño. Ahora no, ahora usted llega a un hospital y nadie le puede preguntar su estatus ni su origen; se le dan sus servicios y se acabó, y yo creo que son grandes avances para la comunidad dominicana”, recordó.


Al cierre de 2013 residían en Puerto Rico alrededor de 68 mil dominicanos que habían adquirido la ciudadanía estadounidense, pero de manera extraoficial se calcula que la cantidad de criollos se aproxima a los 200 mil en la llamada “Isla del encanto”.


Fuente: Acento.com.do