DesamparadaAmarilis Cermeño, una desamparada dominicana de 54 años de edad y perturbada mental, fue acusada formalmente de decapitar un cerdo y sustituir la cabeza del animal por una efigie del niño Jesús, que se robó del pesebre de una iglesia en Lawrence en Navidad.


Cermeño, estaba siendo investigada originalmente cuando fue arrestada días después del hurto. Además se le acusa de garabatear las paredes de otra iglesia en las que escribió el 666, considerado por la Biblia como el número de la “bestia”.


Cermeño, según la Policía, cometió el delito el mismo día de Navidad, 25 de diciembre, en el frente de la iglesia Sagrados Corazones.


Los investigadores dijeron que aparece en un video de seguridad que la captó. En la corte, Cermeño estaba sonriendo y lucía relajada, escuchando a través de un intérprete en español el proceso en su contra.


Aunque se dijo que la dominicana sufre de conducta bipolar, el juez Stephen Abany la declaró apta para enfrentarse a los fiscales, después de una evaluación psiquiátrica que se le hizo en el Centro de Recuperación del hospital de Worcester, por órdenes del mismo magistrado.


El juez le impuso $ 5.000 dólares en efectivo de fianza a petición de la fiscal adjunta Lindsay Shaheen.


El magistrado envió de nuevo a Cermeño a la custodia del Departamento de Salud Mental. En las próximas semanas, una audiencia para seguir evaluando su estado se llevará a cabo en el Tribunal de Distrito de Worcester para determinar si es un peligro para sí misma o para otros. Si queda libre de la custodia de la agencia de salud, sería transferida al Departamento de Correcciones para ser encarcelada. Tendrá que regresar al tribunal el 18 de febrero.


La Policía dice que durante su investigación, revisó el video de vigilancia que muestra a una mujer que parece ser Cermeño, llevando una cabeza de cerdo bajo el brazo y fumando un cigarrillo, mientras camina al sur, hacia la iglesia Sagrados Corazones, antes de las 2:00 de la madrugada del día de Navidad.


El expediente añade que en el video aparece Cermeño una media hora más tarde, caminando en dirección norte, hacia el puente Basiliere.


Cermeño es acusada de profanar la Iglesia Bíblica Bautista en la calle Portland, mediante el uso de un marcador de grafiti, con el que escribió el “666”, conocido como “la marca de Satanás”.