airasia1-10879Las labores de búsqueda del avión de AirAsia que se perdió la víspera con 162 personas a bordo cuando realizaba un vuelo de Indonesia a Singapur se reanudaron el lunes con el amanecer.


El primer almirante Sigit Setiayana, comandante del Centro de Aviación Naval de la base de la fuerza aérea de Surabaya, dijo que 12 barcos de la Marina, cinco aviones, tres helicópteros y varios buques de guerra peinaban un área al este y sureste de la isla Belitung, así como aguas vecinas.


Setiayana dijo que la visibilidad era buena. “Si Dios lo permite, lo hallaremos pronto”, declaró Setiayana. El vuelo 8501 de AirAsia se desvaneció en un espacio aéreo lleno de tormentas en su trayecto de Surabaya, Indonesia, a Singapur.


Las cuadrillas de búsqueda enfrentaron intensas lluvias ayer domingo antes de que las labores fueran suspendidas debido a la obscuridad de la noche. La desaparición del avión y su posible choque coronan un año increíblemente trágico para la aviación del sudeste asiático. Esta desaparición se suma a la del vuelo 370 de Malaysia Airlines ocurrida en marzo, y al derribo del vuelo 17 de Malaysia Airlines sobre Ucrania.


En el aeropuerto de Surabaya, los familiares de los pasajeros se agolpaban en el manifiesto del avión, llorando y abrazándose. Nias Adityas, un ama de casa de Surabaya, fue abrumada por el dolor cuando encontró el nombre de su esposo, Nanang Priowidodo, en la lista. El agente de viajes de 43 años había estado llevando a una familia de cuatro en una viaje a Singapur, Malasia y a la isla indonesia de Lombok, y estaba feliz de haber conseguido el trabajo. “Me acababa de decir:


‘Gracias a Dios este nuevo año trae mucha suerte’”, relató Adityas mientras abrazaba con fuerza a su nieto y lloraba desconsoladamente. “Se disculpó porque no podía unírsenos para la celebración del Año Nuevo”. Casi todos los pasajeros y tripulantes eran indonesios, quienes son visitantes frecuentes de Singapur, particularmente en las festividades de fin de año.