petrLa deuda que generó República Dominicana con Venezuela, a través del Acuerdo de Cooperación Energética Petrocaribe, firmado en 2005 por ambos países y que formó parte de las acciones de cooperación solidaria del gobierno presidido por Hugo Chávez, fue vendida por el actual mandatario Nicolás Maduro al banco estadounidense de inversiones Goldman Sachs por más de 4,000 millones de dólares.


Así fue revelado en un trabajo periodístico publicado en el Nuevo Herald, bajo la firma de Antonio María Delgado, que además expone que estas obligaciones por más de US$4,000 millones que RD le adeudaba a Venezuela por el crudo suministrado a través de Petrocaribe, “recibiendo a cambio solo el 41% del valor total de la deuda”. Aunque no se citan fuentes oficiales, se establece que quienes proporcionaron la información son fuentes cercanas a la operación.


Del mismo modo indica que la referida transacción involucraría una ganancia de 59 por ciento para Goldman Sachs, equivalentes a 2,360 millones de dólares, a cambio del pago de 1,750 millones que otorgaría a Venezuela por las obligaciones que en agosto de este año sumaban cerca de 4,090 millones de dólares.


La reseña consigna que según las mismas fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato, Goldman Sachs, actualmente sostiene conversaciones con el Gobierno de Venezuela para alcanzar un acuerdo similar sobre la deuda petrolera que Jamaica mantiene con la nación sudamericana.


Con lenguaje coloquial en el texto se indica, con el entrecomillado siguiente que “esto es una tremenda ganga para Goldman Sachs”, y a seguidas, afirma que “el único punto negativo es que se trata de una deuda a 20 años, pero el descuento es tan bestial, que Goldman se la arrancó de las manos a cambio de darle a PDVSA un poquito de liquidez”.


(+)APOYO ENERGÉTICO Y BENEFICIOS DIRECTOS


Entre sus motivaciones se establecía que la creación de Petrocaribe, el 29 de junio del 2005, como órgano habilitador de políticas y planes energéticos, era en beneficio directo de los ciudadanos, “reafirmando los estrechos lazos de amistad y de cooperación que han existido tradicionalmente entre el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el Gobierno dominicano”.


Recientemente el economista Arturo Martínez Moya explicó que de producirse una venta parcial de la deuda al Estado dominicano no le afectaría porque continuaría el pago a 25 años.