ri(CNN) — Un rinoceronte blanco del norte murió en el zoológico de San Diego, dejando a sólo cinco ejemplares con vida a nivel mundial y acercando a la especie a su extinción.


Angalifu, de 44 años, murió por su avanzada edad este domingo en el San Diego Zoo Safari Park. “Con la muerte de Angalifu, sólo quedan cinco rinocerontes blancos del norte en el mundo, incluyendo a Nola, nuestra hembra de más edad”, dijo el zoológico en un comunicado.


Él era sólo uno de los pocos ‘rinos’ del norte que quedan en el mundo, incluyendo a unos cuantos en una reserva de Kenia. No existen rinocerontes blancos en libertad.  Los rinocerontes blancos del norte y los del sur pertenecen a dos subespecies genéticas diferentes.


El año pasado la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza declaró a la subespecie norteña como “cercana a la extinción”. Los rinocerontes han sido asesinados por cazadores furtivos para conseguir sus cuernos, los cuales se venden en miles de dólares.


Los expertos dicen que la venta de cuernos de rinoceronte es más lucrativa que el tráfico de drogas. La demanda es impulsada por compradores del este de Asia, quienes los consideran como una cura contra varias enfermedades. Los sindicatos de crimen organizado utilizan helicópteros militares, equipo de visión nocturna y armas con silenciadores para matar a los rinocerontes.