casa blancaCinco informes confidenciales a las autoridades estadounidenses en materia de corrupción han salido de República Dominicana desde 2011, según un reporte del Centro Nacional de Informantes de ese país, publicado a inicios de diciembre.


Las pistas de informantes dominicanos forman parte de una cadena de revelaciones y peticiones de recompensas que incluye a 82 países de los que han salido 1,136 reportes en los últimos cuatro años.


La comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos ha pagado US$30 millones en los últimos cuatro años en recompensas a esos denunciantes internacionales, dice una nota del Centro Nacional de Informantes de ese país.


La identidad de los llamados “whistleblowers” está protegida por las leyes estadounidenses de recompensa a denunciantes de actos de corrupción y permiten a extranjeros presentar demandas confidenciales en Estados Unidos.


“Los programas de recompensas están llenando un vacío causado por la falta de protección internacional a informantes”, afirmó a inicios de mes Stephen M. Khon, director ejecutivo del Centro Nacional de Informantes. “Hasta que otros países emitan leyes efectivas, los denunciantes en el mundo sufrirán duras retaliaciones”, agregó en un comunicado de prensa.


Muchas de las demandas presentadas en secreto por informantes de todo el mundo están basadas en violaciones a la ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero, diseñada para combatir el soborno de personal gubernamental. “Es preocupante que los informantes tengan que venir a EE.UU. en busca de protección mientras en sus países de origen ignoran su situación o participan en las retaliaciones”.


Ley de protección
En julio de 2010, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama promulgó una ley que permite a informantes estadounidenses y de todo el mundo optar por recompensas monetarias por reportar sobornos prohibidos por la ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero.


“La ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y de Protección al Consumidor manda a que la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU. (SEC) pague recompensas en metálico si dan información al gobierno de Estados Unidos que les lleve a la aplicación exitosa de la ley anticorrupción, aún si los sobornos se pagan en el extranjero”, explica el sitio web del Centro.


Es en base a esta ley anticorrupción que la SEC investiga el posible soborno de oficiales dominicanos en la compra de los aviones Supertucanos de la firma brasileña Embraer.


EMBAJADOR PROMUEVE LAS DENUNCIAS
El pasado 27 de noviembre, durante el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio de República Dominicana (Amchamdr) el embajador de EE. UU. en el país, James Brewster, llamó a los sectores empresariales  y de la sociedad civil a ejercer un activismo fuerte y de tolerancia cero contra la corrupción, que, dijo “funciona como un impuesto adicional, haciéndole daño tanto a los ciudadanos como a las empresas, degradando el clima de inversión y sofocando el crecimiento económico”.