lopezLa madre de los hermanos López Méndez, quienes cayeron abatidos a tiros el sábado pasado, en entrevista exclusiva para LISTÍN DIARIO, pidió ayer el cese de la persecución en su contra y de su familia.


Cecilia Méndez dijo que ya lo peor pasó, que fue la pérdida de sus hijos y, por lo tanto, solicitó que los dejen seguir viviendo en paz junto al hijo que le sobrevive, Omar López, de 18 años de edad.


En ese orden, solicitó que las autoridades judiciales y la Policía hagan “una verdadera investigación, pero no matando gente porque los muertos no hablan, y así nunca se podrá llegar a la verdad de los hechos”.


Reiteró su posición de que se haga una profunda investigación señalando que la Policía deberá saber por dónde comenzar a investigar, al igual que la justicia.


De igual modo, aclaró que la familia no había ofrecido declaraciones hasta el momento, ni había autorizado a nadie para hacerlo y que solo hablará a través de su abogado Leonte Cuevas, quien los representa.


También pidió de manera reiterada perdón a la sociedad si en algo falló en la formación de sus hijos e hicieron daño, apuntando que siempre quisieron dar hijos útiles a la sociedad. Méndez, quien es educadora de profesión pidió protección para su familia, señalando que se sienten atemorizados. Refirió que ya perdió lo más importante para ella que eran sus hijos y que en lo adelante estará para apoyar al que le queda, a fin de que siempre se mantenga bajo sus lineamientos.


De igual modo, aseguró que no guardará rencor en su corazón y que le pide a Dios fortaleza para enfrentar el dolor que le embarga.


Suceso
Se recuerda que fue a las 5:00 de la madrugada del sábado, cuando el barrio Eduardo Brito, de Pedro Brand, fue estremecido por una intensa balacera que se prolongó por tres horas entre un escuadrón policíaco y los hermanos Omar y César Alejandro López Méndez, quienes fueron abatidos en la acción, y la Policía les atribuyó las muertes violentas de siete personas y heridas a por lo menos cuatro.


La casa donde estos dos jóvenes oriundos de Moca se resguardaron, está ubicada en la calle María de Toledo, en el kilómetro 24 de la autopista Duarte, en un barrio marginado.


DURANTE EL SEPELIO


Durante el sepelio se registró un fuerte patrullaje policial que rodeaba la calle Imbert, en las cercanías del cementerio de Moca, donde fueron trasladados los restos de los hermanos López Méndez, el domingo pasado.


Cientos de personas se aglomeraron, a pesar de las lluvias, en las inmediaciones del cementerio. El cortejo, compuesto por una veintena de vehículos y una apreciable cantidad de motoristas, llegaron desde Monte de la Jagua. Según reportes de prensa, durante el sepelio se vivieron momentos de tensión en la zona, pues desde temprano se esperaba la ocurrencia de disturbios cuando los cadáveres fueran trasladados al cementerio.


Entonces se destacaban entre los presentes en el entierro miembros del Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo).