carroSANTO DOMINGO. Los cinco jóvenes que murieron quemados dentro de una furgoneta en la avenida Las Américas, eran amigos inseparables, y residían todos en el mismo entorno de Cristo Rey, se reunían a menudo a tomar tragos y sus residencias las separaban una o dos calles.


Las víctimas mortales eran tres mujeres y dos hombres, Juan Albert Suero Paulino, de 22 años, y Samanta Jiménez, de 21, Yanel Alejandro Paulino Frías, Carmen Leticia Pineda, de 24 años, y Víctor Manuel Mercedes, de 29, quien al parecer conducía el vehículo.


Ayer, el director de la Unidad de Quemados del Hospital Luis Eduardo Aybar dijo que está en condiciones críticas Jonás Alejandro Paulino Frías, de 22 años. Un hermano del paciente dijo a Diario Libre que la condición de su pariente es estable, y que sólo recibió quemaduras de segundo grado.


Eddy Bruno, director del centro, dijo que Paulino tiene un 20% de la superficie con quemaduras de segundo y tercer grado, y fue necesario abrirle las piernas para intentar salvarlas, debido al nivel de inflamación. Ayer, familiares de los hoy occisos narraron que el grupo era muy trabajador, y que estaban tomando alcohol desde tempranas horas da la tarde, y ya bien entrada la noche, decidieron ir a Boca Chica.


Trinidad Suero, abuela de Suero Paulino, narró que su pariente era técnico en refrigeración, y tenía planes concretos para iniciarlos a partir de enero. Dice su abuela que hoy irían a la avenida Duarte a comprarle ropas a su hermano menor, “ pero todo quedó truncado”.


Tres de los jóvenes eran amigos desde la infancia, y residían en la calle 39 del sector Cristo Rey en la capital. Mientras que Víctor Manuel residía en el ensanche La Fe, en la calle Lope de Vega. En esos lugares, los vecinos lamentaban la tragedia. Varios vecinos consultados dijeron que en el sector no habrá Navidad, y que se dedicarán a reflexionar en torno al accidente que ha enlutado a toda una barriada. A las víctimas se les hace novenario en cada de sus casas.