huerfanosLa vida de Nelson, William Ramírez y Mariela ha comenzado a cambiar. La solidaridad del pueblo se manifestó al conocer la triste realidad de sus vidas y acudir a brindar su grano de arena.


“Le doy gracias a Dios por ayudarnos”, expresó William al ver cómo su pequeña casa se llenaba de personas con bolsas en las manos llenas de alimentos para compartir con sus hermanos.


Luego de la publicación ayer del reportaje de LISTÍN DIARIO “Sin madre y sin Nochebuena”, donde se relatan las penurias de estos hermanos, decenas de personas residentes en el extranjero y en el país, además de instituciones públicas y privadas acudieron en su auxilio, e hicieron promesas de mejorar su calidad de vida.


También, instituciones del Estado prometieron ayudar a Nelson Garcia, de 19 años con un empleo, ya que el mismo trabaja descargando mercancías de camiones por unos RD$350 desde hace un mes, con lo que mantiene a sus hermanos con una gran precariedad. Los cuatro huérfanos desde hace 10 meses, luego de que su madre fuera asesinada en marzo del 2014, un alegado feminicidio, sobreviven a duras pruebas haciéndose compañía uno al otro. Los hermanos podrán hoy cenar en familia, como han soñado, aunque la tristeza de no tener a su madre con ellos los ahogue. Aun su necesidad es mucha. La carencia de baño, cama, ropa, zapatos aun existe; así como electrodomésticos, como nevera para guardar alimentos.


Muestran interés


Vecinos agradecieron entre lágrimas la posibilidad de que los hermanos puedan cambiar, y dejar de vivir en la miseria y la tristeza. La Vicepresidencia de la República, Seguros Nacional de Salud (Senasa), Centro Cuesta Nacional, Consorcio Energético Punta Cana-Macao, Grupo Linda, entre otras instituciones mostraron interés en ayudar a los huérfanos, quienes residen en una deteriorada vivienda ubicada en el  barrio Los Solares del Café de Herrera.


Para cualquier aporte para estos niños pueden comunicarse con Nelson García, el hermano mayor al teléfono 829-422-7438. Es la primera Nochebuena que los cuatro hermanos pasan sin su madre, en una casa donde viven en medio de la miseria, el abandono  y el hacinamiento.