inequidadSANTO DOMINGO. Uno de los logros resaltados de la reforma tributaria del octubre de 2012 fue que redujo, aunque tímidamente, la regresividad del sistema tributario dominicano. Elevó la participación de los impuestos directos, que gravan los ingresos y el patrimonio, y bajó la participación de los impuestos indirectos, que gravan el consumo y que afectan más a los que menos ganan.


Sin embargo, el Gobierno previó una retirada hacia la comodidad de los impuestos indirectos, mucho más fácil de cobrar que los directos, en caso de que las cosas no salieran como lo planeado. Y efectivamente, no salieron.


Este lunes, tal como había sido informado por Diario Libre, la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) publicó un espacio pagado en el que anuncia de forma oficial el mantenimiento durante el 2015 de la máxima tasa del ITBIS en 18%, que debió bajar a 16% si se hubiera alcanzado una presión tributaria de 16%. Y no se alcanzó.


Asimismo, la tasa diferenciada del ITBIS, que hasta 2014 grava con un 11% a artículos de consumo masivos como el aceite, la azúcar, el café y el chocolate, es elevada a 13%, para luego, en 2016, ser incrementada nuevamente hasta 16%.


Junto a la medida, el Gobierno eleva y mantiene alta las dos tasas del ITBIS, y por otro reduce a 27%, la tasa vigente de 28%, al impuesto sobre la renta que se aplica a las ganancias a las empresas. También, junto a eso, mantiene hasta el 2016, la medida de no ajustar con la tasa de inflación el impuesto sobre la renta que se aplican a asalariados.


Todas estas medidas están contempladas en la Ley 253-12 sobre el Fortalecimiento de la Capacidad Recaudatoria del Estado Dominicano para la Sostenibilidad Fiscal y el Desarrollo Sostenible, aprobada por el Congreso como resultado de los arreglos políticos del momento.


Ese fue el nombre de sexta reforma tributaria desde el año 2004, periodo en que se elevó la tasa del ITBIS desde 8% a 18%.


Desde enero de 2013, los asalariados que ganan más de 33,350 pesos mensuales hasta noviembre de 2014 han visto reducir en 7% el poder adquisitivo del tramo no exento (desde los 33,350 en adelante) de su salario. Y una vez que se le sume la tasa de inflación hasta diciembre de 2015, es muy probable que esta caída sea mucho mayor, lo que afecta en mayor medida a la clase media asalariada.


En octubre de 2012, Luis Reyes, director de Presupuesto, declaró a los medios de comunicación que la reforma tributaria que en ese momento se imponía era relativamente progresiva porque afectaría más a los segmentos de mayores ingresos y compensaría a los de menores ingresos.


En su informe mensual de diciembre de 2013, la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) destaca que para ese año se observa “una mayor progresividad” en los impuestos que recauda, al representar los indirectos un 54% en comparación con el 55% del mismo periodo de 2012.


Durante ese periodo es notorio en el discurso oficial la necesidad de un sistema impositivo menos regresivo. Por lo menos hasta este lunes.


El tema se presta para la batalla política. Este mismo lunes, el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas, consideró que el aumento de un 11% a un 13% del ITBIS en algunos productos aumentará el malestar que tiene la población por la reducción de su poder adquisitivo.


Mientras que Ernesto Martínez, presidente de la Organización Nacional de Empresas Comerciales, considera que lo que debió hacer el Gobierno fue “cobrar los (impuestos) existentes y aumentar la base de contribuyentes.”, en vez de mantener elevada las tasas del ITBIS. Una vez más, los consumidores y los que tributan son “víctimas”, dice.


Los tres hijos de Alejandrina Díaz, residente de la comunidad El Chucho, en Nagua, tienen tres veces más probabilidad de morir que los de Víctor Rojas, quien dirige una prestigiosa empresa, narra el último informe de Oxfam Internacional. Esa fatalidad se debe a la creciente desigualdad del país que se alimenta de un injusto sistema tributario que sacude la moral.


Piden proyecto para bajar ITBIS


La Federación Nacional de Comerciantes y Empresarios de la República Dominicana (FENACERD) propuso a Danilo Medina enviar un proyecto de ley al Congreso para bajar el ITBIS de un 18% a un 16%, porque con la condición de la reforma fiscal de 2012 (que establecía que en 2015 bajaría al 16% si se cumplía la meta de una presión tributaria de 16%) no es posible. Además, dijeron que siempre han estado contra la ley porque sube el ITBIS a productos “muy sensibles” de la canasta básica, como el café, aceite, yogurt y azúcar.