Dominicano PoliciaRafael Ramos, uno de los dos policías asesinados la tarde de ayer sábado en una calle de Brooklyn, es dominicano, confirmaron a este reportero algunos de sus compañeros de uniforme. El oficial, de 40 años de edad, trabajaba en el cuartel 84 de ese condado y fue impactado con dos balazos en la cabeza.


Ramos, llevaba sólo tres años que había ingresado en el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) y se enroló después de trabajar como “Crossing Guard”, una labor destinada a civiles que ayudan a cruzar y a proteger niños cuando entran y salen de sus escuelas, peor supervisada por la policía.


El oficial Ramos, fue identificado durante una conferencia de prensa, encabezada entrada la noche por el alcalde Bill de Blasio y el Comisionado del NYPD, William Bratton (Bill), quienes ofrecieron detalles de los brutales asesinatos, perpetrados por el pandillero de Baltimore, Ismaaiyl Brisnley, sindicado como miembro de la violenta ganga “La Guerrilla de la Familia”, que hace unos días había amenazado con asesinar policías, en venganza por las muertes de Michael Brown y Eric Garner.


Ramos, que acababa de cumplir los 40 años y su familia incluye una mujer y su hijo de 13 años de edad, “que no podía comprender lo que había sucedido a su padre”, dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. Wenjian Liu y Ramos puede que nunca vieran al atacante ya que estaban sentados en su coche patrulla, dijo Bratton.


Liu, de origen oriental, se casó hace sólo dos meses, de acuerdo a Bratton, quien se reunió con los padres devastados del oficial y nueva novia. El alcalde llamó a los disparos “un acto particularmente despreciable”.


“Cuando se asesina a un oficial de policía, se rompe en la base de nuestra sociedad”, dijo de Blasio. “Es un ataque a todos nosotros. Es un ataque a todo lo que apreciamos. Dependemos de nuestra policía para protegernos contra las fuerzas de la criminalidad y del mal.”


Ambos oficiales patrullaban las avenidas Myrtle y Willoughby y fueron asesinados con balazos a las cabezas, al estilo ejecución por Brinsley, que había asegurado en su cuenta Instagram que mataría “cerdos” para vengarse de los asesinatos de los dos afroamericanos. “Simplemente, fueron asesinados”, dijo el acongojado comisionado del NYPD en la conferencia.


El oficial Liu, tenía siete años en la fuerza. Los agentes fueron trasladados al hospital Woodhull de Brooklyn, donde fueron declarados muertos por los médicos. El matador, se dio un balazo en la cabeza, luego de huir y en medio de una feroz persecución que incluyó elementos del equipo SWAT y otras unidades especiales tácticas.


Las autoridades detallaron que Brinsley, se mató delante de varias personas en un andén de la línea del tren G. El alcalde y Bratton, explicaron que el asesino, ejecutó con disparos a las cabezas a ambos policías, versión que fue confirmada por algunos testigos de los homicidios.


“Cada neoyorquino debe sentir que fueron atacados, que toda nuestra ciudad fue atacada, por este individuo atroz”, dijo el alcalde. Los asesinatos de los agentes culminaron una sangrienta ola de crímenes de un día para Brinsley, quien antes de las 6:00 de la mañana de este sábado, también intentó asesinar a balazos a su novia en Baltimore. La mujer fue baleada por el pandillero a las 5:45 de la mañana en la calle Owings Mill, de Maryland y a 15 kilómetros de Baltimore.