BelenLos cristianos celebran el miércoles la Navidad en todo el mundo, pero en Belén, lugar de nacimiento de Cristo, la fiesta queda ensombrecida por la violencia que desgarra a Medio Oriente.


Al pie de la Basílica de la Natividad de Belén, las fanfarrias de los jóvenes palestinos desfilan al son de gaitas y tambores ante un gigantesco y decorado árbol de Navidad, mientras un Papa Noel distribuye chocolates.


Pero a pocos metros de ahí, aparecen grandes fotos de Ziad Abu Ein, el alto responsable palestino recientemente muerto. Y recuerdan la reciente escalada de violencia en los Territorios palestinos ocupados.


Este clima de tensiones, vinculado también a la guerra que asoló Gaza el pasado verano boreal, ha hecho huir a los peregrinos extranjeros. como constatan los profesionales del turismo. En el Vaticano, en cambio, la afluencia será mucho más importante este miércoles para la misa del Gallo que celebra el papa Francisco en la basílica San Pedro, a partir de las 20H30 GMT.


El jefe de la iglesia católica expresó el martes su inquietud ante la situación de los cristianos en Irak y Siria, donde los grupos yihadistas multiplican los atropellos contra las minorías religiosas.