palEl descenso de la República Dominicana del Indice de Desarrollo Democrático (IDD) del 2014 con respecto al 2013, se debe particularmente a los retrocesos producidos en los indicadores de percepción de la corrupción y la falta de rendición de cuentas, especialmente a nivel público.


Según el IDD, elaborado por la fundación alemana Konrad Adenauer Stiftung (KAS), es la primera vez que República Dominicana se coloca por debajo de los 2,000 puntos al obtener 1,770, siendo su peor puntuación hasta la fecha


Con este puntaje, el país se integra el grupo de países con mínimo desarrollo democrático. El informe indica que el país registra comportamientos negativos en todas las dimensiones, fundamentalmente en lo social. Señala que presenta una tendencia negativa en los derechos políticos y libertades civiles.


Inseguridad. Además, el estudio resalta el poco progreso en reducir los niveles de inseguridad de la población dominicana mientras no se concluye la reforma policial. “Los estudios especializados siguen arrojando que el tema se mantiene como la principal preocupación de la ciudadanía. La tan anunciada reforma policial aún está por realizarse. Del aumento salarial anunciado para el 2014, se dijo que aunque sea positivo no bastará para dignificar a los agentes policiales. En este tema, sigue siendo altamente preocupante la violencia física y estructural contra las mujeres”, señala el IDD 2014.


Institucional. La República Dominicana registra una nueva caída en la dimensión “Calidad Institucional y Eficiencia Política”, según el IDD. El país se mantiene por debajo del promedio de la región, debido a los retrocesos producidos en los indicadores de percepción de la corrupción y rendición de cuentas.


Otro elemento negativo del país es la falta de una ley de partidos políticos con el objetivo de instaurar reglas y transparencia en los procesos internos de esas organizaciones para elegir sus autoridades y los candidatos a las elecciones generales. En cuanto a la democracia Social, indica que continúa siendo uno de los déficits estructurales del desarrollo de la democracia en el país.


Economía. Con respecto a la dimensión económica, el país retrocedió un 17% con respecto al año anterior. En este punto se destaca el déficit fiscal tres veces superior al considerado normal (6,6% del PIB), que se dio a conocer en el 2012 y que motivó una reforma fiscal para reducirlo y aumentar la recaudación de los recursos con el objetivo de financiar los proyectos emblemáticos, incluido la asignación del 4% del PIB a la educación preuniversitaria, consignado por ley.


Oportunidades. El IDD señala que la República Dominicana tiene oportunidades para mejorar el desarrollo democrático, entre las que destaca generar procesos de construcción de ciudadanía; fortalecimiento al respeto de los derechos políticos y de las libertades civiles e incrementar la lucha contra la corrupción.