jmDAJABON.- El consulado dominicano en Juana Mendez seguirá cerrado hasta tanto se normalice la situación imperante en esa vecina nación, donde manifestantes  haitianos reclaman al gobierno  suministro de agua potable, arreglo de calles y rebajas en los impuestos que les cobran por la compra de productos en el mercado de Dajabón.


Asimismo, fue incrementada la vigilancia militar en esta zona, donde se han escenificado incidentes desde la semana pasada entre haitianos y dominicanos. El cónsul dominicano en Juana Méndez, licenciado Francisco Gustavo Lembert Canó instruyó al vice-cónsul el periodista Marciano Mateo, para que investigue si persisten las protestas para luego reabrir las oficinas consulares, que fueron cerradas ayer tras ser agredida a pedradas, botellazos y palos por una turba de haitianos.


El personal de la sede consular, 14 en total entre dominicanos y haitianos,  se resguardó en viviendas cercanas, para evitar ser agredidos por los manifestantes. El mercado binacional que se realiza en Dajabón los lunes y viernes,  fue afectado en las últimas semanas debido al estado de intranquilidad que se vive en Haití. El consulado dominicano de Juana Méndez está distante a dos kilómetros de la frontera con esta provincia.