EspiaUn egipcio ha sido condenado a diez años de cárcel por espiar en favor de Israel, y sus dos cómplices, oficiales de los servicios israelíes de inteligencia, fueron condenados en ausencia a cadena perpetua, indicó la prensa local.


Un tribunal de Port Said, en la embocadura mediterránea del canal de Suez, pronunció su veredicto el sábado por la noche. Los condenados son un ciudadano egipcio, que estaba detenido, y “dos oficiales del Mosad” en fuga, según la agencia oficial de prensa MENA.


El egipcio, Mohamed Ali Abdel Baki, era directivo de una compañía de servicios marítimos en Port Said. Según MENA, facilitó a los israelíes informaciones “vitales e importantes” sobre el puerto de Port Said y el despliegue de la marina egipcia en la ciudad. A cambio de sus servicios recibió dinero. De acuerdo con la agencia oficial, Abdel Baki contactó con los servicios israelíes de seguridad en 2011, afirmando que tenía información interesante.


Los israelíes entraron en contacto con él, y a partir de ahí le encargaron “recopilar información detallada sobre el puerto de Port Said y sus directivos, y vigilar los barcos iraníes y los buques militares egipcios y extranjeros que pasan por el canal de Suez”.


La investigación de la fiscalía reveló que el egipcio contactó también con los servicios secretos iraníes y sirios, y con el Hezbolá libanés, para ofrecerles sus servicios, siempre según la agencia MENA.