caComo en un viacrucis sin fin, los extrabajadores cañeros de los Bateyes volvieron ayer a apostarse en la parte frontal del Palacio Nacional, para reclamar del Gobierno un nuevo decreto de pensiones y que las ya otorgadas sean aumentadas de RD$5 mil a RD$10 mil.


Encabezados por Jesús Núñez, el grupo de ancianos llegó a la parte frontal de la Casa de Gobierno al rededor de las 8:30 de la mañana y allí permaneció hasta pasado el mediodía.


“Señor Presidente, recuerde usted que los trabajadores cañeros contribuyeron al desarrollo social de la República Dominicana, ahora resulta que llevamos una lucha de años por una pensión de RD$5,000 que no alcanzan para comprar la comida ni medicina”, expresó Nuñez, a nombre de los ancianos a los que su escaso español le impide manifestarse.


“Recuerde usted que el Cea tenía 12 ingenios y más de 121,000 hombres que laboraban en esos centrales azucareros y menos del 15% de los trabajadores han sido beneficiados con la pensión y sus prestaciones laborales”, recordó.


Los reclamos fueron recibidos, nueva vez, por el viceministro LuIs Henry Molina, quien se comprometió, como de costumbre, a tramitar el pedido de los protestantes.