PalestinosAl menos un viandante israelí murió y otros diez resultaron heridos de diversa consideración cuando un conductor palestino arrolló hoy a un grupo de ellos en una carretera principal entre las partes este y oeste de Jerusalén.


Los hechos ocurrieron pasado el mediodía cuando el atacante, identificado por la Policía israelí como Ibrahim al Akari, arremetió con su furgoneta, primero, contra tres agentes de la Policía de Fronteras israelí que trataban de cruzar la carretera.


A continuación impactó con otros dos vehículos y después se bajó y comenzó a golpear a otros viandantes con un palo de hierro, antes de ser muerto por agentes armados, informó la Policía. “Un agente de la Policía de fronteras actuó rápidamente y mató al terrorista”, explicó el ministro de Seguridad Interior, Yitzhak Aharonovich, en el lugar de los hechos.


Los heridos fueron trasladados a los hospitales Hadasa Ein Karem y Shaarei Tsedek de Jerusalén con heridas de diversa consideración y donde uno de ellos sucumbió, dijo a Efe el portavoz de Maguen David Adom (equivalente a Cruz Roja).


“Vimos escenas duras de heridos por el suelo y repartidos a lo largo de 300 metros”, declaró a la televisión local un asistente médico que llegó al lugar. La policía identificó al activista como miembro del grupo palestino Hamás, y según el Canal 2 de la televisión local, figuraba entre los palestinos que fueron liberados en el canje por el soldado Guilad Shalit en 2011.


La policía confirmó que Al Akari, residente en el campo de refugiados de Shuafat en la parte este de la ciudad, resultó muerto por agentes de la Policía de Fronteras que se hallaban en el lugar. Israel incrementó la pasada semana el dispositivo de seguridad en toda la ciudad a raíz de la creciente tensión entre israelíes y palestinos en los últimos meses.


El miércoles pasado un palestino intentó asesinar a un dirigente derechista que defiende el derecho de los judíos a rezar en el Monte del Templo -la disputada Explanada de las Mezquitas-. El pasado 22 de octubre otro palestino mató a un bebé israelí y a una ciudadana ecuatoriana (murió días después) en un hecho similar al de hoy, a unos cientos de metros. Otras siete personas fueron heridas en el mortal atropello.


Como consecuencia del suceso, el tranvía de Jerusalén ha cortado sus líneas al este de la ciudad, y funcionará en las próximas horas sólo en la parte oeste.