DiamanteUn diamante azul de 9,75 quilates con forma de pera fue vendido anoche en la casa de subastas Sotheby’s de Nueva York por un precio récord de 32,6 millones de dólares (26 millones de euros), el más alto pagado nunca por un diamante de ese color.


“Desde el momento en que vi por primera vez el diamante supe que sería una de las piedras preciosas más importantes que tendría el privilegio de presentar en una subasta”, aseguró el director del departamento de joyas de Sotheby’s en un comunicado.


La preciada joya terminó en manos de un coleccionista anónimo de Hong Kong después de más de veinte minutos de pujas en las que participaron siete personas. El anterior récord lo ostentaba hasta la fecha otro diamante azul bautizado Wittelsbach, que fue vendido por la casa de subastas Christie’s a un comprador anónimo por 24,3 millones de dólares en diciembre de 2008.


El diamante pertenecía a la colección de Paul Mellon, el banquero conocido por sus inversiones en el sector bancario, industrial y petrolero que el siglo pasado llegó a amasar una fortuna solo superada por otros magnates como John D. Rockefeller o Henry Ford.


Durante la subasta celebrada anoche en la sede neoyorquina de Sotheby’s se vendieron otras joyas y objetos de la misma colección por encima de los 41 millones de dólares (32,7 millones de euros), con lo que supera los 19,2 millones (15,3 millones de euros) que había previsto Sotheby’s.