terrLa incertidumbre que se vive en Las Terrenas se agudizó ayer en la noche cuando ese polo turístico volvió a quedarse sin energía eléctrica a causa de un nuevo sabotaje perpetrado contra las redes de la empresa Luz y Fuerza de Las Terrenas.


Este sabotaje fue hecho de una forma más simple que las anteriores: cortando una mata de coco que cayó encima de la línea principal. Los otros habían sido mediante incendios en los postes de luz.


Tensión. Producto de los continuos sabotajes, hay zonas de Las Terrenas que han estado durante más de 35 horas sin energía eléctrica, lo que ha generado una tensión que ha sido aprovechada por los moradores del lugar para protestar por las altas tarifas que cobra la empresa Luz y Fuerza de Las Terrenas.


La situación, que se originó por un conflicto entre los accionistas de la compañía de electricidad, ha llegado a tal punto que el domingo en la noche desconocidos pusieron una bomba molotov en la entrada de la residencia del gerente financiero de la empresa, Jaime Fernández. Afortunadamente nadie resultó herido.


Origen. El sabotaje del fin de semana comenzó un día después que los accionistas mayoritarios de la empresa retomaran el control de las oficinas que habían sido “secuestradas” durante casi un mes por el francés Jacques Dartout, quien es el propietario del 17% de las acciones de la compañía.


Dartout tomó las oficinas de Luz y Fuerza amparándose en una sentencia del año 2002. Sin embargo, como la sentencia le daba derecho a realizar una auditoría en la empresa pero no a adueñarse de ella, los otros accionistas recuperaron las oficinas el jueves pasado con ayuda de la fuerza pública.


Durante el tiempo en que Dartout estuvo en la empresa tomó el cargo de administrador y le prometió a los pobladores de Las Terrenas que les descontaría un 5% en la factura. Por eso muchos ahora lo apoyan.


Los daños. Durante la noche del viernes y la madrugada del sábado pasado hubo seis sabotajes a las redes de Luz y Fuerza. Los primeros cinco se resolvieron de inmediato, pero el sexto fue imposible, ya que incendiaron 18 postes y la salida de la planta, lo que impidió que los técnicos pudieran reparar los daños con rapidez.


Aunque la mayoría de las líneas se han ido restableciendo, todavía quedan zonas en las que el suministro no se ha normalizado porque aún falta reponer los postes dañados.