catalanEl presidente español Mariano Rajoy dijo el miércoles que no negociará un referendo vinculante sobre la secesión de Cataluña y pidió a las autoridades de la región que planteen una reforma de la Constitución si quieren algún cambio.


Rajoy tardó tres días en valorar la votación informal del domingo sobre la independencia de Cataluña, que calificó de “fracaso”. Según los organizadores, unos 2,3 millones de catalanes sobre un censo no oficial estimado de 6,3 millones votaron. De ellos, un 80% dijo sí a la independencia, lo que supone algo menos de un tercio de todo el electorado catalán.


“Hemos asistido a un profundo fracaso del proyecto independentista”, dijo Rajoy en rueda de prensa. “Dos de cada tres catalanes ni siquiera se han molestado en participar”.


“Es decir, donde el proyecto independentista pretendía ofrecer una exhibición de fuerza nos ha mostrado su debilidad”, añadió.


El presidente regional de Cataluña Artur Mas, que entiende como un gran éxito la movilización del domingo, demandó diálogo a Rajoy para celebrar un referendo vinculante. Y sugirió que convocará elecciones anticipadas de tipo plebiscitario si no se avenía a la negociación.


Rajoy respondió que esa propuesta “no es diálogo, sino imposición” y que no autorizará un referendo de autodeterminación. Además, matizó que está abierto a debatir una reforma constitucional que, por ejemplo, blinde competencias. Pero que no aceptará la “liquidación” de la soberanía popular española.


El presidente interpretó los resultados del domingo como la constatación de que la sociedad catalana es “plural”. En ese sentido, pidió a las autoridades regionales que pasen página a este proyecto, que ha copado la agenda en los dos últimos años. Rajoy recordó que la estabilidad política es esencial, ahora que la economía española empieza a recuperarse de la peor crisis económica de los últimos tiempos.


“Llevamos dos años con este asunto”, explicó. “A mí me parece capital poner fin ya a esa etapa de inestabilidad política que se está generando”.