AlaskaVientos con una velocidad similar a un huracán azotaron partes de las islas Aleutianas de Alaska mientras los restos del tifón Nuri se desplazaban a través de la remota región, a cientos de millas del continente.


En la isla de Shemya, donde unas 120 personas se han encerrado hasta que pase la tormenta, se registraron vientos sostenidos de 70 millas por hora con picos de 96 mph ayer por la mañana. La isla acoge la base aérea Eareckson del ejército estadounidense, que sirve principalmente como radar de alerta temprana.


El gerente interino, Don Llewellyn, dijo que nadie había salido al exterior, pero que podían ver cómo el viento mecía las farolas. Pero hacia la noche, los vientos habían disminuido lo suficiente como permitir que el personal saliese al exterior y comprobase los daños causados por la tormenta, dijo Tommie Baker, oficial de asuntos públicos del Comando de Alaska.


“Un par de edificios tuvieron daños menores, pero no hubo heridos”, dijo. “Vamos a dejar que se calme un poco más y (después) salir y hacer una evaluación completa de la isla”.Estimó que para las 5 de la tarde del viernes, los vientos sostenidos habían bajado a unas 45-65 mph con picos de 80 mph.


Se espera que el centro de la tormenta pase por el Mar de Bering y pierda fuerza, pero los meteorólogos advirtieron que enviará aire inusualmente frío a gran parte de Estados Unidos este fin de semana. “Va a ir debilitándose poco a poco hasta el domingo”, dijo Jason Ahsenmacher, del Servicio Meteorológico Nacional. “Va a ser un proceso muy lento”.