obWASHINGTON.- El presidente de EE.UU., Barack Obama, planea anunciar tan pronto como la semana próxima un paquete de medidas ejecutivas que protegerán de la deportación a 5 millones de inmigrantes indocumentados, según publicó ayer The New York Times.


El influyente diario es el segundo medio que apunta a un anuncio de Obama sobre inmigración para la semana próxima, ya que la cadena conservadora Fox se pronunció en el mismo sentido este miércoles. The New York Times cita como fuente de su información a funcionarios anónimos del Gobierno “con conocimiento directo” de los planes de Obama, que está de gira por Asia y Australia y no regresará a Washington hasta el próximo domingo.


El periódico sostiene que una “pieza clave” del plan de Obama es permitir que muchos padres de niños que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales obtengan permisos de trabajo y eviten así la amenaza de la deportación.


Esa pieza del plan podría afectar a entre 2,5 y 3,3 millones de personas, dependiendo del tiempo de permanencia en el país (diez o cinco años), que se fije como requisito para los potenciales beneficiarios. El presidente evalúa, además, ampliar las protecciones que ya existen para los jóvenes indocumentados que llegaron a EE.UU. cuando eran niños y extenderlas también a sus padres, lo que beneficiaría a más de un millón de inmigrantes.


De acuerdo con el periódico, los “detalles” sobre las medidas ejecutivas todavía no están finalizados y el anuncio de Obama podría demorarse hasta diciembre, pero en ningún caso hasta el año próximo. La cadena Fox, que citó a fuentes cercanas a la Casa Blanca, informó este miércoles de que el mandatario hará el anuncio la semana próxima y precisó que sus medidas ejecutivas incluirán la suspensión de millones de deportaciones.


Consultada por Efe, una portavoz de la Casa Blanca aseguró que “el presidente aún no ha tomado una decisión sobre las medidas para arreglar el sistema migratorio”. “De hecho, aún no ha recibido las recomendaciones finales del Departamento de Seguridad Nacional”, añadió la portavoz.


En la misma línea se expresó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, que acompaña a Obama en su gira y dijo a los periodistas que el mandatario recibirá “pronto” las “recomendaciones finales” de su secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.


Obama había previsto anunciar estas medidas antes del final del verano, pero dio marcha atrás y decidió retrasarlo hasta después de las elecciones legislativas de noviembre para no perjudicar a los candidatos demócratas, según la Casa Blanca.


En junio de 2013, el Senado aprobó un proyecto de ley bipartidista para una reforma migratoria respaldada por Obama, pero la Cámara baja, de mayoría republicana, no lo ha sometido a voto y prefiere medidas parciales y condicionadas al aumento de los recursos para reforzar la seguridad fronteriza.


Ante el inminente anuncio migratorio del presidente, un grupo de republicanos liderado por los senadores Ted Cruz, Mike Lee y Jeff Sessions amenaza con bloquear la aprobación de fondos para financiar el funcionamiento del Gobierno y la “amnistía ilegal” que, según ellos, Obama pretende llevar a cabo.


Mientras, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, reiteró este jueves que Obama está “jugando con fuego” y que cualquier acción unilateral que adopte eliminará la posibilidad de aprobar una reforma migratoria en el Congreso, además de “poner en peligro” el consenso bipartidista en otros asuntos.