Accidentes De TrancitoCon la exhortación a llevar la educación vial a las paradas de guaguas, motociclistas, a conductores y a los centros educativos, el nuncio Jude Thaddeus Okolo ofició ayer una eucaristía a propósito del Día Mundial de Recordación de las Víctimas de Accidentes de Tránsito.


Okolo llamó a reflexión por la vida y a las autoridades a unificar las intervenciones de las instituciones responsables del tránsito en el país, pues entiende que es una forma de evitar esos hechos lamentables que cada año terminan con las vidas de más de 2,200 dominicanos.


Dijo que la formación ayuda a prevenir los accidentes que llevan luto, penas y dejan a miles condenados a la discapacidad. Pide a las personas a ser respetuosas del espacio y del tiempo y a los motociclistas a entender que el casco no es decorativo, sino su protección.


El nuncio citó varios factores que inciden en lo que es la segunda causa de muertes en el país entre jóvenes de 15 a 29 años, la seguridad y situación de las carreteras, las condiciones físicas de los conductores y vehículos y la violación de las normas, como es el uso de teléfonos celulares mientras se conduce.


La misa fue a solicitud del Programa de Prevención de Accidentes de Tránsito, del Ministerio de Salud Pública que dirige el doctor Luis Emilio Pichardo, y participación de autoridades de transporte y estudiantes de centros educativos públicos y privados.


Pichardo dijo que es tiempo de que haya una reflexión por la vida y de unificar las intervenciones de las instituciones responsables del tránsito. Anunció la creación de la Asociación Nacional para Víctimas de Accidentes de Tránsito que tiene el fin de ayudar a los familiares que enfrentan la pérdida de un ser querido a enfrentar la difícil situación.


De su lado, después de la misa, cientos de estudiantes acompañados de profesores y autoridades, lanzaron 2,200 globos blancos en señal de la cifra aproximada a las muertes que por esa causa ocurren al año. La actividad es parte de los lineamientos de las Naciones Unidas en reconocer las víctimas de accidentes de tránsito.