mexico-448x441Padres de los 43 estudiantes mexicanos posiblemente masacrados y manifestantes bloquearon durante tres horas el aeropuerto del turístico balneario de Acapulco (sur), en una nueva protesta por este crimen que ha generado la peor crisis del gobierno de Enrique Peña Nieto. Los manifestantes se apostaron con palos y barras metálicas en los accesos del aeropuerto, después de una marcha en la que sostuvieron un choque con policías que dejó una veintena de agentes heridos.


Felipe de la Cruz, vocero de los padres de familia, había adelantado que el bloqueo de la terminal se prolongaría tres horas y sería pacífico. “No afecta nada que se cierre un aeropuerto” por unas horas, frente a la brutalidad del crimen contra nuestros hijos, subrayó. La protesta dejó a muchos turistas sin poder ingresar al aeropuerto y provocó la cancelación de los vuelos de tres aerolíneas, entre ellas la estadounidense United Airlines con su ruta Acapulco-Houston (Texas, sur de Estados Unidos), informó en un comunicado el Grupo Aeropuerto Centro Norte (OMA), que opera la terminal de Acapulco. Desde temprano miles de manifestantes, la mayoría estudiantes además de maestros y campesinos, que iban a manifestarse en Acapulco decidieron enfilar hacia el aeropuerto, pero policías antimotines les impidieron el paso en un primer momento. Los manifestantes, la mayoría encapuchados, reaccionaron lanzando piedras contra los policías, constató la AFP.


Un total de 19 agentes del grupo estatal de antimotines resultaron heridos por golpes y uno por quemaduras causadas por un cóctel molotov, dijo a la AFP un funcionario de Seguridad Pública del estado de Guerrero, al que pertenece Acapulco. Tania Gómez, vendedora de ropa de 26 años, tenía un vuelo hacia Ciudad de México para ir de vacaciones a Los Ángeles.


“Esto es preocupante porque estamos al borde de pura inseguridad. Yo me siento asustada de ver tanta gente con palos y la cara tapada”, dijo la mujer. En cambio Beatriz Barros, otra pasajera, dijo que “todos los mexicanos estamos en esta lucha (…). No me importa llegar más tarde porque es justo lo que están haciendo”. El nuevo gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, aseguró que no piensa “reprimir” las protestas pero hizo un llamado “para que no se destruya la economía de Guerrero”.