Cámaras de seguridad instaladas en un establecimiento comercial de Salem, New Hampshire, EE.UU., lograron captar el momento en que un hombre armado cometía un asalto.


Posiblemente este hecho no sorprenda por lo común que puede llegar a ser, lo insólito del caso es que el maleante utilizó el rostro del primer mandatario estadounidense, Barack Obama. Se colocó una máscara de Obama y así logró que la cámara no registrara su rostro.