dupLa duquesa de Alba está inconsciente y no ha superado la grave neumonía que le afecta desde el pasado domingo. La aristócrata se halla en su habitación del Palacio de Dueñas rodeada de sus hijos y de su marido. Fue trasladada allí el martes por la noche por deseo expreso de la familia que quiere vivir así, en la intimidad, estos momentos tan duros para todos ellos.


Frente a las puertas de la residencia andaluza de los Alba se encuentran grupos de personas pendientes de las noticias que pueden darse y numerosos medios de comunicación. El estado de salud de la duquesa es extremadamente complicado. “Está muy malita, todos rezamos por ella”, ha dicho Carmen Tello, una de sus mejores amigas y una de las pocas personas que ha tenido acceso a la habitación de la duquesa.


La aristócrata española con más títulos, según ha hecho público en un comunicado el grupo hospitalario Quirón, está siendo asistida en estos momentos por el mismo personal médico que se ocupaba de ella en el centro médico durante los tres días que estuvo ingresada. La situación de insuficiencia respiratoria debida a su infección pulmonar y su ya debilitado corazón es lo que más preocupa. Los médicos no ocultan la gravedad de la situación y advierten, además, de la edad de la paciente, 88 años.


Junto a la duquesa de Alba se encuentran en todo momento su marido Alfonso Díez y poco a poco han ido llegando sus hijos. El primero fue Cayetano Martínez de Irujo al que se le unió poco después el primogénito, el duque de Huéscar. A última hora de la tarde de lunes apareció Eugenia y Fernando Todos ellos coinciden en la ‘difícil’ situación en la que se encuentra la duquesa por su avanzada edad.


Alfonso Díez, ante los medios de comunicación, ha señalado: “¿Cómo no voy a estar preocupado?”. A última hora de la mañana del miércoles han llegado Alfonso y Jacobo, alertados de la difícil situación en que se encuentra la duquesa. Los rostros de todos los familiares y amigos que entran y salen del Palacio de Dueñas reflejan la gravedad de la situación.


La aristócrata recibe en estos momentos su medicación habitual para paliar ‘un poquito de ansiedad y angustia normales en estas situaciones’, ha dicho el doctor Márquez Vácaro. En la iglesia del Cristo de los Gitanos, del que ella es tan devota, se ofician misas por su salud.


Cayetana de Alba ingresó la noche del pasado domingo, en la Clínica de Sagrado Corazón de Sevilla. Llegó al centro con un problema respiratorio a causa de una neumonia y una arritmia cardíaca aunque el desencadenante de todo fue una gastroenteritis. Desde hace dos años la salud de la duquesa ha empeorado notablemente y en los últimos meses solo en contadas ocasiones ha dejado el Palacio de Dueñas donde se instaló tras casarse hace tres años con Alfonso Díez.


La duquesa de Alba es uno de los personajes preferidos de la prensa del corazón española, que había hecho un gran despliegue en 2011, cuando esta aristócrata se casó en octubre de ese año con un sexagenario exfuncionario del ministerio de Trabajo, su tercera boda.Según la prensa, su fortuna se eleva a entre 600 millones y 3.500 millones de euros (entre 750 y 4.372 millones de dólares). Para superar las profundas reticencias de sus seis hijos respecto a esta boda, la duquesa decidió repartir por adelantado sus bienes.