botSantiago.- Médicos del hospital  regional José María Cabral y Báez intervinieron quirúrgicamente a un ciudadano extranjero, a quien le extrajeron una botella que le obstruía el ano.


El extranjero, de unos 55 años de edad, cuyo nombre y nacionalidad no fue revelada por la dirección del centro, llegó procedente de Higüey, provincia La Altagracia, en condiciones críticas.


La botella extraída es de 350 mililitro, lo comúnmente se conoce como media botella, la cual le fue introducida en una acción no especificada, pero que fue definida como una práctica aberrante. La víctima llego al centro de salud en condición crítica debido a la obstrucción, pero se recupera satisfactoriamente luego de haber sido intervenido.