bpeEntre las artimañas utilizadas para “amedrentar” a los reclamantes que no aceptaban sus acuerdos de pago, los ejecutivos del quebrado Banco Peravia utilizaban miembros de la fuerza pública para amenazarlos con fabricarles expedientes o deportarlos, si eran extranjeros, “si seguían jodiendo”.


Así lo relata el empresario venezolano Luis Rafael Ríos Virla en un recurso de amparo preventivo que sometió contra el presidente y el vicepresidente del banco, José Luis Santoro y Gabriel Arturo Jiménez Aray, ante la imposibilidad de que le pagaran una acreencia de US$2,500,000.


Según Ríos Virla, quien tiene como abogado a César Amadeo Peralta, los ejecutivos bancarios utilizaron al coronel del ejército Jesús Acosta Florentino para amedrentarlos a él y a otros compratriotas suyos, sin lograr su objetivo. Reveló que Santoro y Jiménez Aray también ordenaron su secuestro a 14 civiles armados (sicarios), en el Hotel Holiday Inn de la avenida Abraham Lincoln, que fue frustrado por la policía local.


Dijo que tras denunciar la situación ante la Fiscalía del Distrito Nacional y esta instruir al procurador adjunto Carlos Vidal para que procedan contra los banqueros, Santoro, mediante sus abogados, contactó a altos oficiales del Departamento de investigaciones Criminales “para que activen mi búsqueda y vigilancia con la única intención de amedrentarme sicológicamente y me vaya del país o acepte los acuerdos intimidatorios de los directivos del banco”. Afirmó que luego le imputaron la violación de una menor.