hnasSANTIAGO.-Con diversos actos se celebra aquí este martes 25, el día Internacional de la No Violencia contra la Mujer.


La Coordinadora de Mujeres del Cibao realiza una caminata desde su local ubicado en la calle Salvador Cucurullo, pasando por el busto de las Hermanas Mirabal a depositar una ofrenda floral, luego prosigue hasta el parque Duarte, en la calle Del Sol y finalmente termina con la entrega de un documento en la Gobernación Provincial, exigiendo mejores condiciones de vida, laboral y social para las mujeres dominicanas.


Raquel Rivera, presidenta de la Coordinadora de Mujeres del Cibao lamentó que todavía en la República Dominicana exista una cultura entronizada entre los hombres para maltratar a las mujeres, no solamente con palabras y discriminación en loa profesional, laboral, sino en lo físico, cuando se llega a cometer asesinatos contra éstas.


Dijo que los hombres deben comprender de una vez y para siempre que cuando una relación de pareja llega a su final, lo más aconsejable para ambos es una separación, aunque con ello se perjudique a los hijos. Sostuvo que para evitar que las relaciones terminen en tragedias, como sigue sucediendo actualmente, es mucho más aconsejable y conveniente que cada quien tome un nuevo rumbo.


Por otro lado, la Iglesia Católica también se pronunció sobre la necesidad de parar o frenar la cadena de muertes que sigue ocurriendo en todas las regiones o provincias del país.


Presidenta de la Sala Capitular opina


La presidenta de la Sala Capitular del Ayuntamiento local, la maestra Daisy Díaz, entiende que el Día Internacional de la no Violencia contra la Mujer encuentra a ese sector de la sociedad todavía muy distante a las aspiraciones de superación y realización de las mujeres. Señaló que en pleno siglo XXI hay en el mundo más de 603 millones de mujeres que son víctimas de discriminación y atropellos y esas acciones no son tipificadas como delitos.


Entiende la presidenta del Concejo de Ediles del municipio de Santiago, que la ocasión es propicia para que todos los sectores de la sociedad, El Estado, las mujeres, los hombres, los profesionales y las iglesias unifiquen esfuerzos para promover mejores relaciones entre ella y ellos. Señala que a las mujeres hay que concederles los espacios que con sacrificios y luchas tenaces han conquistado en las sociedades.


Puso de ejemplo a las hermanas Mirabal, que ofrendaron sus vidas en aras de que la Patria de Quisqueya terminara con esa odiosa tiranía y las fuerzas de la opresión y el oscurantismo desaparecieran del firmamento dominicano. Un día como hoy, fueron asesinadas por órdenes del sátrapa Rafael Leonidas Trujillo, las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal.