CAMEROON-NIGERIA-UNREST-BOKO-HARAMCientos de combatientes de Boko Haram se apoderaron el jueves de dos localidades del estado de Adamawa, en el noreste de Nigeria, tras ser expulsados de otra ciudad, informaron varios habitantes a la AFP.


Los islamistas tomaron el control de Hong y de Gombi, acercándose así a Yola, la capital del estado, situada a unos cientos de kilómetros de allí, después de que milicias locales los expulsaran de Mubi, de la que se habían apoderado hace dos semanas. Boko Haram, que se apoderó de más de una veintena de ciudades y pueblos de Adamawa y de los estados vecinos de Yobe y Borno en los últimos meses, afirma haber creado un “califato islámico”.


Según varios habitantes, el grupo había empezado a aplicar en Mubi castigos previstos en la sharía, la ley islámica, como cortar las manos a los presuntos ladrones. Y bautizó la localidad con el nombre de Madinatul Islam, “la ciudad del islam”. Miles de habitantes que huyeron de Mubi y de otras ciudades de los alrededores se encuentran actualmente en campamentos de desplazados en las afueras de Yola, la capital, a la que se van acercando los islamistas.


Las milicias juveniles Civilian JTF, que respaldan al ejército, se habrían apoderado el miércoles de Maiha, una ciudad cercana a Mubi, tras una larga batalla que causó numerosos muertos en las filas de los insurgentes. Por el momento las autoridades nigerianas centrales no lo han confirmado.


Chibado Bobi, director de gabinete del gobernador de Adamawa, anunció la reconquista de Mubi. “Es cierto que Mubi vuelve a estar en manos del ejército nigeriano gracias a la ayuda de las milicias locales y de los cazadores”, declaró a la AFP.


Un habitante de Mubi afirma haber visto a unos 200 milicianos y cazadores armados de arcos, flechas, machetes, palos y fusiles. “Vi a los combatientes de Boko Haram huir en sus vehículos cuando los cazadores y los milicianos entraron en la ciudad”, añadió.


En Gombi, Haruna Awwalu, un habitante, contó que Boko Haram patrulla las calles y abre fuego con armamento pesado. “Prendieron fuego a la comisaría, a la sede de la administración y al mercado”, precisó. Rabi Tanimu, otro testigo, contó que los habitantes huyeron del lugar o se encerraron en casa. En Hong, a 20 kilómetros de Gombi, los insurgentes islamistas incendiaron la comisaría e izaron su bandera negra en la vivienda de un general retirado.