Alex-Rodríguez Alex Rodríguez es una verdadera estafa, porque no es posible que después de jurarle al mundo que era inocente, ahora se destapa este nuevo escándalo, en que admite que no sólo consumió esteroides, sino que también se presto a distribuirlos para el uso de otros peloteros.


Hay una máxima de que la verdad siempre se impone, que siempre sale a la superficie, y en este caso queda comprobado.


A este señor miles le creyeron inocente, en especial después que inició una demanda contra Mayor League Baseball, la cual, al parecer muy consciente de los resultados que tendría, retiró bajo alegatos que dejaron muy confuso al mundo del béisbol. Estamos ante un atleta que es capaz de recurrir a cualquier triquiñuela en pro de salvarse.


Pero no todo en la vida es belleza, y Alex con todos sus millones y exhibiciones con lo que aquí le llamamos “megadivas” y estrellas de la Jet set, es un mentiroso empedernido, que no merece el mínimo respeto de los millones de aficionados que le daban seguimiento a lo que había sido una de las mejores estafas.(Hugo López Morrobel-El Día)