tonSanto Domingo.-Las incautaciones de cocaína han llegado a picos extremos en los últimos cinco años, tomando como referencia de 2009 a 2013, periodo en el que se decomisaron 34 toneladas de esta sustancia o su equivalente en kilos que suman 34,173.2.


Más de la mitad de esa droga entró a territorio dominicano por la vía marítima en embarcaciones procedentes de Sudamérica, especialmente de Cartagena, Colombia.


Solo en 2013 los decomisos en puertos, aeropuertos y otros puntos del país ascendieron a 8,635.2 kilos. Sin embargo, de acuerdo a los datos de la Dirección Nacional de Control de Drogas, en 2012, fue donde más cocaína se decomisó desde 2009, cuyas cifras llegaron a 9, 634.5 kilos, es decir, 9.6 toneladas.


Otras drogas


De 2009 a 2013 un total de 210.8 kilos de heroína fueron incautados por las autoridades antidrogas, mientras que 61,131.3 gramos de crack también fueron confiscados. Además, en los años citados, más de 10 mil pastillas de éxtasis y 4,981 kilos de marihuana fueron retenidos por las autoridades.


Más preocupante


Las cifras archivadas en la DNCD son alarmantes, pero más preocupante son los datos manejados por el embajador de los Estados Unidos, James W. Brewster, quien recientemente estimó que solo en 2013 pasaron por la República Dominicana 60 toneladas de diferentes drogas y que apenas el 25% fue incautada. La situación evidencia que en 365 días puede pasar “desapercibida” por el país más droga que toda la decomisada en varios años.


Ruta de la droga y RD


Sudamérica, por ser el principal productor de drogas en el mundo, y Estados Unidos y Europa como mayores consumidores, colocan a la República Dominicana en un centro “privilegiado” de tránsito para las operaciones del narcotráfico internacional.


Esta es la razón principal por la que los narcos ven en el territorio dominicano el punto ideal para movilizar sus mercancías. En ese sentido, las costas dominicanas, especialmente las que están en las regiones Sur y Este por su proximidad con estos países, son los puntos ideales por donde se da entrada a los alijos.


Pero a otros lugares, como el puerto de Manzanillo, en la provincia Montecristi, donde existe “menor control”, también llegan embarcaciones que no son descartadas para algunas movilizaciones. En este punto entran dos o tres buques a la semana procedentes de Sudamérica que por lo regular tienen como destino a Norteamérica.


El hecho de que el país sea un tránsito preferido por los narcos ha provocado la muerte de miles de personas, y vinculación de los órganos castrenses, políticos, civiles y de todos los extra tos sociales con estas prácticas.