BalaBharat Sharma, un indio de 32 años, estaba en el banco depositando cheques de su empresa cuando unos ladrones entraron a robar. Sharma recibió dos disparos: uno en la cintura y otro en el corazón.


Los médicos del hospital de Aligarh le extrajeron la bala de la cintura de inmediato pero se negaron a extraer la bala del corazón argumentando que el hombre, recién casado, podría perder la vida.


En una segunda opinión experta, los médicos de otro hospital, en Nueva Delhi, también se negaron a extraerla y Sharma estuvo viviendo con la bala desde el pasado 22 de julio cuando ocurrieron los hechos, según informó Telecinco. Solo los doctores de Sal Hospital, en Ahmedabad, Gujarat, aceptaron el reto y le extrajeron la bala del calibre 22 con éxito.