reSantiago.- Tres hombres a los que el Ministerio Público de Santiago acusó de la muerte de los hermanos comerciantes Manuel y Rafael Antonio de Jesús Crisóstomo, y del delivery Eduardo Santana, ocurrida en el año 2012, fueron sentenciados en sumatoria a 70 años de prisión.


La decisión fue adoptada por el Primer Tribunal Colegiado de esa jurisdicción contra José Ángel Rodríguez, alias Tecliya, condenado a 30 años de prisión, mientras que Osvaldo Rodríguez y Francisco Javier Liranzo, ambos sentenciados a 20 años.


El Ministerio Público logró demostrar ante el plenario que los procesados formaban de una asociación de malhechores que se dedicaba a realizar robos con violencia, a mano armada y sin reparar ante la posibilidad de arrebatarle la vida a cualquier ciudadano o ciudadana para conseguir su cometido.


Durante el desarrollo de la audiencia el MP presentó elementos probatorios mediante los cuales estableció que el hecho se produjo en fecha 30 de octubre del 2012, siendo aproximadamente las 09:25 de la noche, en momentos en que la víctima Rafael Antonio de Jesús Cristómo se disponía a cerrar el “Colmado Nerón”, de su propiedad.


Hizo constar en el expediente acusatorio que Rafael de Jesús al momento del hecho se encontraba en compañía de su esposa, su hermano Manuel, así como del empleado y victima Eduardo Santana, quien se desempeñaba como delivery), cuando se presentaron los procesados solicitando la compra de una tarjeta de llamada, lo que permitió el ingreso de los mismos al establecimiento.


Los imputados penetraron al lugar con armas de fuego apuntando a los hermanos Rafael y Manuel de Jesús, y a Santana,  para perpetrar el atraco, situación que llevó a las víctimas a procurar refugio y protección en espacios del negocio, donde fueron alcanzados por impactos de balas que le hicieron los acusados.


Según se determinó, el imputado José Ángel Rodríguez  le disparó en la espalda a Eduardo Santana, quien cayó mortalmente herido al igual que Rafael de Jesús Crisóstomo y Manuel, éste último quien  murió cuando era conducido a un centro de salud.  Mientras esto ocurría, se encontraban a la espera para emprender la huida del lugar los procesados Osvaldo Rodríguez y Francisco Javier Liranzo, estableció el MP.


La Procuraduría Fiscal de Santiago, que encabeza la magistrada Luisa Liranzo, presentó formal acusación en contra de los procesados, acusándoles de asociación de malhechores, tentativa de robo agravado, precedido de homicidio, contenido en los artículos 265, 266, 2, 379, 382, 295 y 304 del Código Penal Dominicano, así como también de violación a la Ley 36 sobre Comercio, Porte y Tenencia de Armas.