intercambioPadres adoptivos estadounidenses utilizan la Red para intercambiar a sus niños de otros países. Este reportaje nos cuenta la odisea de una joven haitiana que sufrió el calvario de ser pasada de mano en mano, como una mercancía.


‘Mi hijo me aburre’ o ‘ya no lo quiero’: con esas frases padres estadounidenses ofrecen para intercambio por internet a sus niños adoptados de otros países. La práctica, que ni siquiera es controlada por el Gobierno, se lleva a cabo todos los días en páginas web bajo el nombre de “reacomodación”.


Nita Dittenber tiene 18 años. Recostada hoy en su habitación de adolescente, intenta dejar atrás una infancia marcada por el horror. Un horror compartido con muchos otros niños. “Ellos me golpeaban. Ponían toallas en mi boca y yo me ponía a llorar. Abusaban de mí”, cuenta Nita.


Desde que fue entregada en adopción por sus padres en Haití para que tuviera un mejor futuro en los EE.UU., Nita vivió una pesadilla. En los últimos cuatro años pasó de mano en mano por 4 familias distintas y en todas, presenció abusos. “En dos de ellas prácticamente la mayoría de los niños éramos abusados. Pero en las otras solo sucedía con algunos de nosotros”, dice Nita.


Su historia es parte de un sistema perverso: un verdadero mercado negro por internet de chicos adoptados en Haití, Rusia, China y Etiopía entre otros países. Como en el caso de Nita, los padres adoptivos ofrecen impunemente a estos niños en salas de chat. Lo hacen a través de páginas webs especialmente creadas para conectar a las familias que los ofrecen y las familias que los demandan.


El director ejecutivo del Instituto de Adopción Evan B. Donaldson, Adam Pertman, asegura: “Necesitamos solucionarlo. Necesitamos cambios en las leyes, necesitamos cambiar las políticas. Alguna gente necesita realmente ser castigada como una señal para todos los demás de que no es un comportamiento aceptable. Y necesitamos poner al sistema en un lugar que no permita que esto suceda”.


Lo más alarmante es que no hay ningún organismo del Gobierno que controle el destino de estos niños y tampoco hay cifras oficiales de cuantos están en la misma situación. Recientemente en Illinois un niño de diez años fue entregado a un hombre que había sido condenado como pedófilo.