paniNo me siento conforme con el servicio que dan en este hospital; el servicio que hay aquí es fatal, a los padres que no traigan a sus hijos aquí”. La reacción es de Carlos Daniel Santos, de 23 años, padre de uno de los once niños que murieron el fin de semana en el hospital infantil Robert Reid Cabral.


Santos llegó al mediodía al hospital a exigirle una explicación a la directora de este centro de salud, doctora Rosa Nieves Paulino, por la muerte de su hija Carla Estéfani, de cuatro meses de nacida, quien murió el domingo.


El joven denunció que los doctores fueron negligentes con su pequeña, ya que siempre estaban chateando por teléfono y no le ponían caso a su hija, quien duró interna tres meses en el hospital porque tenía un problema en la garganta que le impedía ingerir alimentos.