OsoLa policía del condado de Humboldt (norte de California) informó el sábado que un oso negro devoró la semana pasada el cadáver de un hombre de 65 años y vecino de la zona que falleció en el bosque a causa de un ataque al corazón.


Marion Williams se apeó del vehículo en el que viajaba en una zona boscosa de Humboldt el pasado 8 de octubre para acercarse a un riachuelo a beber agua cuando sufrió un infarto y murió, indicó en un comunicado el forense de la policía del condado, Roy Horton.


Entonces, un oso negro que merodeaba por la zona olió o vio el cuerpo y lo arrastró hasta una cueva, donde se lo comió. La policía encontró los rastros de Williams este lunes en la cueva, después de que su familia denunciase que llevaba desaparecido cinco días.


“El oso vio la oportunidad de disponer de una fuente de alimento y la aprovechó. Se comió la mayor parte de este hombre, hasta un 85 % de su cuerpo”, indicó el forense, quien recordó que no hay casos registrados en California en los que un oso negro haya matado a un ser humano.


Aunque en un primer momento las autoridades iniciaron la búsqueda del animal para darle caza, finalmente desistieron, ya que consideraron que no iban a encontrarlo al haber pasado demasiados días y que el oso “se había comportado de forma natural”.