ObamaEl presidente de EE.UU., Barack Obama, urgió ayer a los líderes europeos a comprometerse más en la lucha global contra el ébola para frenar la propagación de la enfermedad, durante una videoconferencia con los mandatarios de Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido.


La videoconferencia fue cerrada a la prensa y en ella se habló también de los esfuerzos de la coalición internacional liderada por EEUU para combatir al grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, y de la situación en Ucrania, aunque el ébola fue el gran protagonista.


El “impacto” del brote de ébola en África Occidental es “trágico” y, por ello, Obama cree que todos los países deben hacer contribuciones “más significativas” para frenar el avance de la enfermedad, según detalló el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, al informar de la videoconferencia.


Earnest apuntó que el propio Obama está muy concienciado de la “urgencia” de actuar rápido para detener la propagación del virus, que está golpeando especialmente a Liberia, Sierra Leona y Guinea. El portavoz reiteró, además, que “no está sobre la mesa, en este momento”, establecer una prohibición de entrada a EE.UU. para los pasajeros de vuelos procedentes de los países más afectados por el virus.


Tras esa videoconferencia, Francia anunció que pondrá en marcha un “dispositivo de controles” a la llegada de los vuelos que proceden de la “zona afectada por el virus” del ébola, sin especificar qué países, y que va a construir nuevos centros de tratamiento contra la enfermedad en Guinea.


Mientras, el primer ministro británico, David Cameron, recalcó en esa conver- sación que el Reino Unido “daría la bienvenida” a una mayor colaboración internacional en Sierra Leona, de acuerdo con un portavoz de Downing Street. En EE.UU. las autoridades también han decidido reforzar el control en los principales aeropuertos, donde a los pasajeros procedentes de África Occidental se les tomará la temperatura.


El aeropuerto neoyorquino JFK fue el primero en empezar a aplicar este fin de semana las nuevas medidas de seguridad y, a partir de hoy jueves, se unirán los de Newark Liberty (Nueva Jersey), el Dulles de Washington y los de Chicago y Atlanta.


OTRA ENFERMERA CONTRAE ÉBOLA EN EE.UU.


La crisis del ébola en Estados se agravó ayer miércoles al conocerse que una segunda enfermera de Dallas se contagió de un paciente y voló en un avión de pasajeros antes de sentirse mal, a pesar de que las directrices del gobierno debían haber evitado que subiera a la nave.


Por otra parte, personal especializado en trajes especiales comenzó a descontaminar ayer miércoles antes del amanecer el complejo de apartamentos donde vive Vinson. Aunque no está claro cómo la enfermera contrajo el padecimiento, el caso es sólo el más reciente en que el ébola, que ha afectado significativamente África occidental, una de las regiones más pobres del mundo, también encontró puntos débiles en uno de los sistemas médicos más avanzados del planeta.


La segunda enfermera fue identificada como Joy Vinson, de 29 años. Registros médicos entregados por la familia de Thomas Eric Duncan mostraron que Vinson insertó catéteres, sacó sangre y manipuló fluidos corporales de Duncan. Duncan, a quien le diagnosticaron ébola tras llegar a Estados Unidos procedente de Liberia, falleció el 8 de octubre.


La Universidad Estatal de Kent, en Ohio, donde trabajan tres familiares de Vinson, confirmó que la mujer es el paciente más reciente. Aunque la enfermera no reportó tener fiebre hasta el martes, el día siguiente de regresar a casa, no debía haber tomado un avión comercial tras enterarse que otra enfermera, Nina Pham, había sido diagnosticada con ébola, dijeron ayer autoridades