Una mujer se intervino grotescamente para parecerse a una muñeca. Los resultados no son del gusto de muchos, como podrán ver. Con el correr del tiempo, desde que Kota Koti revolucionó las redes sociales como la versión humana de Barbie, comenzaron a aparecer varias mujeres con siluetas parecidas con el fin de emular a la muñeca.


Asimismo, apareció otra tendencia en el mundo de las cirugías. Resulta que a los 25 años, Victoria Wild, comenzó a abusar de su cuerpo, en base a una serie de cirugías, para así contar con grandes implantes de senos, bastante botox en los labios, una rinoplastia e intervenciones en sus glúteos. Claramente su intención no era parecerse a la muñeca “Barbie”.


En tanto, el resultado económico de este inusual comportamiento asciende a más de 40,000 dólares. Dicha suma de dinero es costeada por Simón, el empresario italiano que le robó el corazón y con quién comparte el fanatismo por las “muñecas inflables”.