rreSANTO DOMINGO, República Dominicana.- El presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), Pedro Sing, dijo que la falla ocurrida en el Robert Reid Cabral por la cual murieron 11 niños, se debió a una deuda de tres millones de pesos con los suplidores de oxígeno.


“Los médicos tuvieron que administrar el oxígeno de manera manual por doce horas, lo que se dificultó con los ascensores dañados en el centro de salud”, explicó Sing.


Definió la situación hospitalaria como precaria, ya que en el caso del Robert Reid Cabral solo recibe una subvención de siete millones de pesos, de los que solo se queda con tres, por el pago que tiene que hacer a Promese y a otros suplidores.


Sostuvo que la falta de recursos ha sumido al hospital en su crisis más profunda de toda la historia. Sing indicó que el sistema de salud está enfermo y que ojalá no le falte oxígeno como pasó en el hospital Robert Reid Cabral en el fin de semana. Pedro Sing, presidente del CMD, dijo que espera que los legisladores tomen en cuenta esta situación para el presupuesto de 2015.


Llamó al presidente Danilo Medina para que disponga los recursos necesarios, para que de una vez y por todas los niños del pueblo puedan recibir la atención correcta en momentos de enfermedad. Entiende que el 1.28% del PIB asignado como partida presupuestaria es insuficiente para que el sistema de salud pueda operar con calidad.