festival-presidente-dia-2 (96)El merengue se lució anoche de una manera sorprendente, convocando el entusiasmo y la alegría colectiva de las más de 50 mil personas que abarrotaron el Estadio Olímpico en el segundo día del Festival Presidente que organiza y auspicia la Cervecería Nacional Dominicana.


Y de qué manera, con un Héctor Acosta y una Mirian Cruz luchando en pareja, dando la cara por el género, sin importar las otras grandes atracciones anunciadas para el evento, con una actuación memorable que rompió todos los parámetros establecidos, ganándose los más encendidos y sentidos elogios de la gente de la prensa que ha venido siguiendo los pormenores del magno evento artístico. René Brea se empleó a fondo en una producción artística que le acredita, con un junte artístico que mejor no podía ser.


Héctor Acosta crecido en el escenario, poniendo de manifiesto su capacidad interpretativa, su gran dominio escénico, y el carisma que ha hecho de él una figura de leyenda en la música popular, junto a la Gran Diva del Merengue Mirian Cruz, lucida, haciendo galas de su voz, de su encanto y de su bien ganado sitial como la cantante más popular del merengue en estos tiempos.Hector_Acosta_Miriam_Cruz-festival-presidente-2014


No en vano la producción del espectáculo los escogió para que representaran al merengue en el festival, misión esta que asumieron con una determinación y un desempeño excelente, a un punto tal que muchos de los que opinaban anoche en el área de prensa consideraron la actuación de esta pareja como una de las mejores en las dos noches del festival.


Y como era de suponer, auque El Torito enarbolaba la bandera del merengue, las bachatas no se podían quedar, como tampoco el público se lo iba a perdonar, luego de su exitoso crossover hacia este género. Momento memorable para recordar, la del tema El Anillo, uno de los grandes éxitos de Héctor Acosta, interpretado de manera alternada con Mirian Cruz para poniendo al público “de remate”. Un cierre apoteósico con las dos orquestas juntas en el escenario.


Si por música era, la hubo “por un tubo y siete llaves”


Se demostró que con el merengue lo que se necesita es crear motivaciones frescas y diferentes para el público. Que contrario a la frialdad y a la indiferencia con que ha sido tratado en otros eventos multitudinarios, esta vez la respuesta estuvo a pedir de boca con Mirian Cruz y Héctor Acosta, poniendo de manifiesta la capacidad excitante y motivadora del género. fuente: Josephcaceres.net