adSANTO DOMINGO ESTE. Un jovencito de 17 años fue muerto la noche del domingo de dos balazos en la cabeza por varios hombres que también lo despojaron de su celular.


Se trata de Norberto Noel Hidalgo Vásquez, quien cayó abatido a una esquina de la Dirección Este de la Policía que funciona en el sector de Invivienda. La víctima cursaba su último año en el Centro Pedagógico Gotitas de Miel, y tenía previsto entrar a la universidad el próximo año.


Ayer, sus compañeros de clase se agarraron de las manos, hicieron un círculo, y en medio de la vía donde lo mataron, cantaron canciones, entonaron oraciones al Altísimo, y pidieron al Jefe de la Policía que se aprese a los responsables, que se desplazan en una motocicleta del tipo saltamontes, y que se haga justicia.


Al parecer, el joven regresaba a su residencia cuando fue interceptado por tres hombres que le dispararon a la cabeza para despojarlo de un celular. Ayer en la Policía de Invivienda se tenía muy poca información del crimen que ha consternado a todo el sector. “Era una persona buena, no tenía conflictos con nadie, y todo el mundo lo quería. Era muy buen estudiante”, dijo uno de sus compañeros de estudios.


Los asaltos


En Invivienda se producen por lo menos dos asaltos a colmados por día, dice Alberto Santiago, un comerciante del sector. En tanto, el pasado viernes cuatro hombres armados penetraron al colmado Loly, se llevaron RD$50 mil en efectivo, bebidas y otras mercancías.


Williams Aquino, propietario del establecimiento, dijo que el asalto ocurrió a la una de la tarde, y que media hora después acudió a la Policía de Invivienda, y no le recibieron la denuncia o querella porque no había energía eléctrica. Todavía ayer nadie sabía en la Policía de este robo, el mayor Colón, jefe del Departamento de Robo de la Policía de Invivienda, ni siquiera sabía que a menos de 500 metros de su oficina mataron un adolescente, y tampoco que el viernes habían desvalijado un colmado.


El teniente, cuyo nombre no fue posible obtener, que estaba de turno cuando Aquino fue a poner la denuncia, admitió el hecho, y fue quien ayer enteró al mayor Colón de ambos sucesos. Diario Libre llamó varias veces al general César Augusto Sena Rojas, Director Central de Investigaciones Criminales (DICRIM), entidad a la que pertenece el mayor Colón para que se refiriera al caso, y no respondió. En tanto, los moradores de Invivienda denunciaron que la Policía hace “muy poco”, y agregan que esto ayuda a que la delincuencia aumente en el sector.