Hong KongLa ruptura del diálogo con el Gobierno por parte de los estudiantes de Hong Kong a causa de los ataques de grupos leales a Pekín contra los manifestantes deja en la incertidumbre la búsqueda de una solución negociada a las protestas prodemocráticas.


“Son el Gobierno y la Policía quienes rompen el diálogo”, afirmó en un comunicado la Federación de Estudiantes, que denunció que las autoridades se desentendieron hoy de los actos violentos contra los manifestantes protagonizados por algunos grupos, por lo que “ahora deben atenerse a las consecuencias”.


La decisión de la Federación, una de las organizaciones promotoras de la movilización, llega menos de 24 horas después de que aceptó la propuesta del jefe del Ejecutivo de Hong Kong, Cy Leung, de sentarse para iniciar un diálogo político a fin de alcanzar una solución a las protestas a favor de más libertades democráticas para la ciudad.


En el mismo comunicado, la Federación de Estudiantes anunció que pedirá oficialmente una reunión con la “número dos” del Gobierno, Carrie Lam, tras acusar a la policía y al gobierno de pasividad ante los ataques contra los manifestantes durante toda la tarde de hoy en Mong Kok, una de las cuatro zonas donde permanecen acampados desde el pasado sábado.


La Federación de Estudiantes vuelve a poner en su lista de prioridades el cese o dimisión de Leung, pese a que ayer este anunció que no lo hará, aunque sí abrió la puerta al diálogo con los estudiantes para poner fin a la tensa situación política que se vive estos días en la excolonia británica.


Hoy, sexta jornada de protestas, se produjeron momentos de tensión después de que numerosos grupos de ciudadanos antiprotestas atacaron a los manifestantes en la zona de Causeway Bay y en Mong Kok, dos de los barrios más populosos de la ciudad y con una elevada actividad comercial.


Según pudo constatar Efe, casi un millar de ciudadanos acorralaron a un centenar de estudiantes en Mong Kok, y trataron de desmontar sus tiendas colocadas en la calle, y a medida que pasaban las horas vieron como cientos de manifestantes venían en su apoyo.