Hong KongEl joven dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, desde hace más de un mes que no se ha mostrado en publico. Este viernes se esperaba que el dictador presidiera el 69 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, como ha venido haciendo durante los últimos años, pero en esta oportunidad volvió a faltar. Su larga ausencia en actos oficiales ha disparado todo tipo de especulaciones.


Varios analistas y servicios secretos extranjeros tienen las sospechas de que Kim Jong-un, se encuentra complicado de salud, con diabetes y con una lesión en los tobillos generada por llevar alzas en los zapatos para soportar su sobrepeso. Por otro lado, también se plantea la hipótesis de un golpe de Estado que lo habría derrocado.


Como suele ser habitual con la hermética y aislada Corea del Norte, lo que esté ocurriendo realmente es un misterio que confunde a los expertos, incapaces de ponerse de acuerdo en determinar quién está ahora al mando del régimen. Según la CNN, su hermana, Kim Yo-jong, estaría ocupando temporalmente el poder mientras él se recupera. Al igual que ocurrió con Kim Jong-un hasta su nombramiento como sucesor de su padre, el difunto “Querido Líder” Kim Jong-il, poco se sabe de ella.


Frente a esta teoría, otros expertos destacan el ascenso de un nuevo hombre fuerte en Corea del Norte. Se trata de Hwang Pyong-so, un alto cargo militar con un rango equivalente a general de cuatro estrellas que tiene unos sesenta y cinco años y el mes pasado fue nombrado vicepresidente de la todopoderosa Comisión Nacional de Defensa, que dirige Kim Jong-un. Esta nueva ausencia del joven dictador añade aún más incertidumbre al misterioso régimen de Corea del Norte.