Cirujia LaserLa ceguera es una de esas tragedias innecesarias. De las más de 250 millones de personas de todo el mundo que sufren deficiencia visual, cuatro de cada cinco casos se pueden prevenir o curar.


El sufrimiento innecesario a tal escala ha hecho que la ceguera sea una de las prioridades principales de la OMS, y un área de crecimiento para el tratamiento. Se espera que unas 32 millones de operaciones de cataratas se lleven a cabo en 2020, comparado con 12 millones en 2000.


Líder en el campo, el doctor Josef Bille es el pionero científico que inventó la cirugía láser -siglas derivadas del inglés para “light amplification by stimulated emission” (amplificación de luz por emisión estimulada de radiación), en el laboratorio de la Universidad de Heidelber, y fue uno de los primeros en haberse sometido al procedimiento experimental en 1986.


Posteriormente a ello, Bille ha obtenido docenas de patentes y ha lanzado múltiples compañías que en conjunto, han realizado la mayoría de las 280 millones de operaciones que se han hecho hasta el momento en el mundo. Recientemente recibió el premio EPO (Premio al Inventor Europeo) por los logros de toda su vida, pero en lugar de relajarse, el legendario oftalmólogo otra vez está buscando nuevos horizontes. “De aquí a diez años, no debería haber ninguna persona ciega en el mundo”, dice Billie.


Fundamental para sus aspiraciones son los láser de femtosegundo; unos rayos de luz ultra cortos y enfocados que eficientemente apuntan a la protuberancia y capa de la catarata sin necesidad de hacer ningún corte que pueda causar daño colateral o complicaciones en el proceso de curación.


Los lásers son lo suficientemente precisos para ubicar moléculas individuales y ajustar sutilmente su enfoque mientras deja solo material saludable. Numerosos estudios han demostrado que éstos ofrecen importantes ventajas de seguridad sobre la mejor práctica existente.


“Es un tratamiento que puede hacer que cada ojo sea perfecto”, dice Billie. “Lo llamamos visión perfecta; es dos veces mejor que la visión normal, así que ves dos veces mejor los detalles con un mejor contraste… Cinco veces mejor visión de contraste en condiciones de luz tenue, lluvia o áreas nubladas”.


Perfect Lens, una compañía californiana con la que Billie ha trabajado, ha adaptado el proceso libre de cortes al plástico para los lentes de contacto avanzados, y el científico espera hacer el salto a “in vivo”, en un ser humano, dentro de unos años. Technolas, otro de sus clientes, es una de las pocas compañías que ofrecen el servicio de femtosegundo.


Pero la estrategia que Billie ha emprendido contra la ceguera es sobre diversos frentes. El desarrollo de otro de sus inventos, el escáner “wavefront”, proporciona un mapa de las retinas de cada paciente, para que así los cirujanos puedan adaptar el proceso. El alemán asegura que dicho escáner ultra detallado puede dar información que puede utilizarse para prevenir los efectos del envejecimiento.


“Los primeros signos de deterioro del funcionamiento de las proteínas dentro de las células aparecen veinte años antes del inicio de cualquier cambio detectable “micromorfomático” en el ojo, así que tenemos que ver al paciente de 50 años, y luego si lo detectas con anticipación puedes realizar el tratamiento, el cual interfiere con el metabolismo de la célula”. La confianza que Billie le tiene a este tipo de tecnologías y su entusiasmo por el potencial de las mismas lo comparte ampliamente la industria oftalmológica.


“De hecho, la tecnología de femtosegundo empezó a surgir hace dos o tres años, con muchas más aplicaciones para éstas”, dice Laura Straub, editora en jefe de la revista Cataract & Refractive Surgery Today Europe. “La cirugía de catarata en femtosegundo está alcanzando su pleno potencial, dando lugar a tratamientos más minuciosos… y eliminando el aspecto manual del procedimiento”.


Pero mientras Straub siente que el procedimiento de femtosegundo puede causar un mayor impacto en la lucha contra las peores condiciones como el glaucoma, su impacto podría verse afectado por su inasequible costo de aproximadamente 500.000 dólares por unidad, habiendo solo unas pocas en uso.


“El costo es un factor importante, con una ‘tarifa por click’ (por cada uso), además del sistema en sí… por ahora, el mundo en desarrollo no tendrá acceso al mismo”. La meta de 10 años de Billie para eliminar la ceguera puede ser optimista, con métodos mucho más básicos como la detección temprana para abordar la discapacidad en muchos de los lugares más afectados del mundo.


Pero debido a que le dijeron que la cirugía láser no funcionaría hace casi treinta años y cientos de millones de operaciones atrás, el líder mundial de la oftalmología siempre ha tenido la motivación de “probar cosas nuevas que dicen, no podían realizarse”.