vaEl estudio “Retrato de la Adolescencia en Villas Agrícolas, de la Fundación Abriendo Caminos”, realizado por la antropóloga Tahira Vargas García, presenta el testimonio de jóvenes que afirman que pagan a los agentes de las Policía Nacional para que no archiven o fichen sus expedientes por hechos delincuenciales.


La investigación señala, también, el interés que tienen adolescentes de esta barriada del Distrito Nacional por emigrar fuera de la República Dominicana, ante las expectativas de obtener un futuro mejor en otros países.


Este es uno de los testimonios: “Yo estoy esperando los papeles. Mi familia está en Estados Unidos. Mi mamá me va a pedir”. El estudio realizado por Tahira Vargas indica que el joven admitió haber tenido problemas con la Policía y dijo: “No soy un joven tranquilo. La Policía me ha apresado varias veces. Pero, yo pago para no quedar fichao”.


Explica que el joven, que no se identifica, piensa que muy pronto viajará a Estados Unidos y que su familia se lo llevará, con lo que terminarían sus problemas en el territorio dominicano. Jóvenes quieren ser ingenieros, para hacer casas otros laborar en bancos, como dicen, para administrar dinero.


Otros sueñan con ser peloteros, estudiar medicina, abogacía, arquitectura y ganar dinero para construir la casa de su madre. También se encontraron adolescentes que desean llegar a la universidad para elegir la carrera de odontología o turismo.


Una constante de estos jóvenes, según el estudio guiado por Vargas García es que tienen deseo de salir adelante por medio del estudio y el empleo, conformar una familia. Un joven, con 14 años y en octavo curso, testimonió que anhelar ser pelotero. Se entrena en basquetbol y pelota en el Estadio Olímpico, miércoles y sábados, sin embargo, afirma que quiere trabajar mucho, en lo que sea y, “que me paguen bien”.


Señala que en cuanto a los cursos técnicos, el adolescente entrevistado en el sector de Villas Agrícolas con propósito de ser pelotero, además quisiera aprender electricidad, barbería y mecánica. Y, mostró interés de tener su negocio propio en lo que aparezca.


El estudio concluye que las jóvenes y los muchachos tienen expectativas futuras en común, de estudios universitarios con carreras específicas, las opciones de instalar negocios y quienes no se muestran por estudiar, señalan las aspiraciones de un trabajo.