humaLas comunidades cercanas al vertedero de Haina llevan 17 días tratando de sobrevivir a la espesa humareda que emana el depósito de basura, luego de que desconocidos provocaran un incendio que todavía ayer se resistía a ceder.


A la pobreza que les arropa y el hedor con que ya están acostumbrados a convivir, los moradores de los barrios “Magdalena”, “El 18”, “El Naranjal” y otros han tenido que sumar las afecciones pulmonares que han obligado a sacar a los niños y ancianos de emergencia al hospital, por crisis respiratorias.


“Es muriéndose que uno está aquí del vaho y ahora del humo”, expresó Inocencio Paulino, residente del barrio ‘El Naranjal’. Critica la falta de acción del alcalde Marino Lora que nunca se ha acercado a ellos sabiendo en las condiciones que se encuentran.